Hermano Mayor

Manuel Márquez: La ilusión de ir por primera vez a la Catedral

  • Candidato elegido para dirigir el patrimonio común de bienes y fervores, como en el Polígono de San Pablo, que entra en el Lunes Santo.

“Me imagino a la hermandad dentro de tres años grande, muy grande en todos los sentidos”. Así de contundente se muestra una de las personas más felices de esta Cuaresma. Manuel Márquez va a tener el honor de llevar el próximo Lunes Santo a su Hermandad del Cautivo del Polígono de San Pablo en estación de penitencia a la Catedral de Sevilla.  A sus 49 años, casado y con dos hijas, residente en Tomares y profesional de la seguridad privada, vive toda una cascada de emociones desde que la noche del 8 de enero, cuando lo llamó el presidente del Consejo, Manuel Román, para comunicarle la buena nueva: “Recuerdo las llamadas de tanta gente y cómo los hermanos bajaban de los bloques de pisos a la hermandad radiantes de felicidad”. De todas las llamadas que recibió aquella noche, la más emotiva fue la de su madre: “Nos acordamos mucho de mi padre que falleció la Semana Santa pasada y era el prioste de la cofradía”.

Los grandes estrenos de esta Semana Santa serán los de esta hermandad: “Nuestro mejor estreno es la Virgen del Rosario, Reina del Polígono y  la Madre del Cautivo, como ya la llaman muchos. También es muy importante el de las figuras del misterio. Va a gustar mucho”. Ya cuentan en nómina con más de 1.600 hermanos, una cifra que crece a pasos agigantados desde que se supo que este año irían a la Catedral. Aunque aún no lo ha realizado, tiene en la cabeza el recorrido que la cofradía va a hacer el Lunes Santo. Si tuviera que recomendarle a los sevillanos un sitio para ver la procesión se queda con la entrada en la Catedral, “va a ser muy emocionante para todos nosotros. También la vuelta por la calle Venecia, un lugar que, por su angostura y los naranjos, está predestinada a convertirse en unos años en una calle obligada para vernos”. Está ilusionadísimo con el futuro que se le presenta a esta corporación. Sus espejos son las hermandades de la Sed y del Cerro del Águila: “me llena de orgullo cuando nos comparan con ellos, por todo lo que significan de unión con el barrio y la parroquia. Son, sin duda, nuestros modelos a seguir”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios