El Pretorio se encuentra en Sierpes

  • Desde hoy se puede visitar en el Círculo Mercantil la exposición de Círculo de Pasión dedicada a San Benito. Las imágenes del misterio recrean en el patio el lienzo de Ciseri que inspiró a Castillo.

El Pretorio, el palacio de Poncio Pilatos, se ubica desde ayer en la calle Sierpes. En concreto, en el patio del Círculo Mercantil. El fabuloso misterio tallado por Castillo Lastrucci para la Hermandad de San Benito se puede contemplar en una curiosa disposición basada en una de las escenas en las que se pudo inspirar el imaginero: el popular cuadro del Ecce Homo (1891) del italiano Antonio Ciseri que se conserva en el florentino Palacio Pitti. La única diferencia es que en vez de contemplar la escena desde atrás, el público que acuda al Mercantil la podrá ver de frente, pasando a ser testigo. Sólo falta el Señor.

Hasta el próximo 8 de marzo celebra la Hermandad de San Benito la exposición San Benito: Historia, Arte y Sones de la Hermandad, y la pieza principal es el misterio de Castillo Lastrucci. La muestra hace un repaso por la evolución de la corporación durante el último siglo, tras su reorganización en el barrio de la Calzá. A nadie dejará indiferente la disposición del misterio de la Sagrada Presentación. Diversos paneles explican la historia de su creación, desde la presentación de la maqueta en un cabildo de oficiales celebrado en 1924. La visión opuesta al cuadro de Ciseri, es la del Ecce Homo pintado por Mihaly Mukacsy, también presente en las explicaciones de la exposición, junto al grupo Los burgueses de Calais (Rodin), que también podría haber inspirado a Castillo en el plano compositivo. Esta parte central de la exposición se completa con reproducciones de los bocetos realizados por el imaginero.

Además de en el patio, la exposición se extiende por otros dos salas. La primera de ellas está dedicada en exclusiva al Misterio de la Encarnación. La pieza central es el palio de Rodríguez Ojeda de la Dolorosa que luce recién restaurado por Jesús Rosado. Esta zona se completa con enseres tanto de la Virgen, como sayas y coronas, como del propio paso de palio, entre ellas los distintos respiraderos que ha lucido. La hermandad, para recordar sus orígenes en el barrio de Triana, donde estuvo radicada desde 1554 a 1868, ha dispuesto a la imagen de gloria de la Virgen de la Encarnación junto a las reproducciones de algunos de los lienzos que Herrera el Viejo pintara con destino del altar mayor de la capilla de la Encarnación.

En la sala número 2 está dedicada al culto al Santísimo Sacramento, mostrando diversos enseres y las insignias que aluden al carácter sacramental de la hermandad; se rinde también un sencillo y bonito homenaje al imaginero Francisco Buiza y al tallista Antonio Martín, como artífices de la estética de la cofradía, mediante diversas esculturas y enseres; y, por último, hay un apartado denominado Sones de la Calzada en el que la protagonista es la agrupación musical de la Encarnación que celebra este año su 25 aniversario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios