Cuaresma

Salidas extraordinarias: Una práctica de siglos

  • En la última década ha habido 29 procesiones para celebrar coronaciones o aniversarios.

Comentarios 5

Nada nuevo bajo el sol. Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la proliferación de las salidas extraordinarias en las cofradías. Hasta la autoridad eclesiástica se ha metido de lleno en el debate asegurando que "500 años no es motivo para sacar un paso a la calle, sino tener un fin pastoral o evangelizador". Esta práctica, cuyos detractores llaman "jugar a los pasitos" no es ni mucho menos nueva. Se ha repetido a lo largo de los siglos, aunque lo que sí ha cambiado es la motivación por la que los cofrades deciden que los pasos han de salir a la calle fuera de su tiempo habitual.

En los primeros siglos de vida de las cofradías las salidas extemporáneas eran por epidemias, hambrunas, riadas o sequías. Son frecuentes las procesiones de imágenes con un gran tirón devocional, como el Santo Crucifijo de San Agustín. Un hecho curioso se produjo en el año 1800, el día 12 de septiembre. Salieron varios pasos de distintas cofradías por unas epidemias de peste que asolaban la ciudad. Lo más significativo es que los cofrades que acompañaban a sus respectivas imágenes iban revestidos con las túnicas de nazarenos que utilizaban en Semana Santa para la estación de penitencia.

Es en el siglo XX, especialmente en su primer tercio, cuando se acentúa una práctica que busca otras causas y motivos, aunque, a veces, éstos puedan ser considerados como poco serios. Las imágenes de Semana Santa han protagonizado 136 procesiones extraordinarias en el siglo XX y la primera década del XXI. Sólo entre el año 2000 y 2010 ha habido 29. La jornada que cuenta con un mayor número de ellas es la Madrugada, con un total de 30. Le siguen el Domingo de Ramos y el Martes Santo, con 21; el Jueves Santo, con 15; el Miércoles Santo, con 13; el Lunes Santos, con 12; el Viernes Santo, con 9; y, por último, se encuentra el Sábado Santo, con 7 salidas.

La primera procesión extraordinaria del siglo pasado, tuvo lugar en el año 1900. El Cristo del Calvario salió en procesión para festejar el cambio de siglo y ganar el jubileo. El crucificado visitó varios templos durante el recorrido. La Virgen de la Presentación, de esta misma cofradía, salió en procesión extraordinaria con motivo de la venida a Sevilla de la familia real, un hecho, que en aquellos tiempos, ocurría con poca frecuencia. La Dolorosa procesionó en el paso gloria de la Virgen del Rosario de la Macarena. Una situación que hoy en día se antoja poco realizable. En los años 1906 y 1907, los titulares de la Hermandad de la Mortaja efectuaron sendas procesiones por la feligresía con motivo de la celebración de la Velá de Santa Marina.

En 1908, la Esperanza Macarena efectúa su primera salida procesional del siglo con motivo del primer centenario de la Guerra de la Independencia. La Virgen de la Esperanza es una de las imágenes que más procesiones extraordinarias ha protagonizado en el siglo XX. En total han sido ocho salidas. La primera, la del 26 de abril de 1908, domingo siguiente al de Pascua. El 11 de octubre de 1936, la Dolorosa realizó una nueva salida. El motivo fue la finalización de la Guerra Civil en Sevilla. La imagen fue desde la iglesia de la Anunciación, donde la hermandad se encontraba provisionalmente, a la Catedral. La vuelta a la calle Laraña tuvo lugar el domingo siguiente entre el fervor del pueblo. El 13 de abril de 1941, Domingo de Resurreción, la Macarena volvió por unas horas a su barrio para la colocación de la primera piedra de la basílica.

Con motivo de la proclamación de la Virgen de los Reyes como patrona, se organizó una procesión extraordinaria de la que formaron parte la Virgen de la Amargura, la del Valle, la Reina de Todos los Santos, la Virgen del Amparo de la Magdalena, la del Pilar y la Esperanza Macarena, que salió en su paso, pero sin el palio.

En 1964 se celebraron las dos procesiones con motivo de la coronación canónica de la imagen. En 1971, la Virgen acude al Ayuntamiento para recibir la Medalla de Oro de la Ciudad. En 1989, la hermandad celebró en la Catedral los cultos por el 25 aniversario de la coronación canónica de la Virgen. Los dos traslados de la Dolorosa en su paso de palio fueron multitudinarios. En septiembre de 1995, se celebró un pontifical ante el Arco por el IV centenario de la fundación de la hermandad. Acto seguido, la Virgen recorrió las calles del barrio en una procesión que culminaría a altas horas de la madrugada. La primera procesión extraordinaria de la Macarena en el presente siglo fue el pasado mes de septiembre cuando presidió en el estadio de la Cartuja la beatificación de la Madre María de la Purísima, sucesora de Santa Ángela de la Cruz.

Un hecho insólito fue que en 1915 el Cristo de Amor no saliera el Domingo de Ramos con el paso de la Sagrada Entrada y la Virgen del Socorro. Lo hizo con el Santo Entierro el Viernes Santo. Este extraño acontecimiento también lo protagonizó la Sagrada Mortaja. Ese año, el Santo Entierro procesionó con sus tres pasos, además del del Amor y la Mortaja.

En el barrio de Triana era habitual que algunas imágenes salieran procesión con motivo de la Velá de Santa Ana. Así lo hizo la Virgen de la Estrella, en 1921; y la Esperanza de Triana, en ese mismo año, en 1923 y en 1939. La Dolorosa de la calle Pureza es la que más veces ha salido desde el siglo XX, un total de nueve. A las tres de la Velá de Santa Ana, hay que sumar la de 1929, con motivo de la exposición mariana que se celebró en la Iglesia del Salvador. En 1936, la Esperanza recorrió las calles de Triana con motivo de la finalización de la Guerra Civil en Sevilla. La proclamación del Dogma de la Asunción, fue el motivo de la salida en 1950. La procesión recorrió el barrio y llegó hasta la parroquia de la O. En el año 2000, la Esperanza volvería a salir por Triana al cumplirse medio siglo de aquella efemérides. Las dos últimas salidas, tuvieron lugar con motivo de la coronación canónica de la imagen, en 1984, y en 2009, por el 25 aniversario de la imposición.

Normalmente, los motivos de las salidas extraordinarias en los últimos 110 años, se circunscriben a la celebración de aniversarios, ya sea de la fundación de la hermandad, de la realización de la imagen, o de algún acto concreto, como una coronación canónica o la proclamación de un dogma.

Son varias las imágenes que salieron el mismo día de su bendición, como la antigua Virgen de los Dolores, Reina de la Merced, de la Hermandad de Jesús Despojado, en 1959; la Virgen de las Mercedes, de Santa Genoveva, en 1957; la antigua Virgen de las Lágrimas de la Exaltación, en 1913; o la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila, que recorrió su barrio en 1955.

Con motivo de la proclamación del Dogma de la Asunción, en el año 1950 salieron, además de la Esperanza de Triana, la Virgen del Rosario de Montesión y la de Loreto, de la cofradía de las Tres Caídas. La Virgen de la Concepción del Silencio salió en 1904 por la proclamación del Dogma de la Inmaculada. Acción que repitió en 1954 y 2004. En estos casos, la Dolorosa procesionó sin San Juan y con acompañamiento musical.

El Gran Poder, al igual que la Macarena y la Esperanza de Triana, también salió con motivo del fin de la Guerra Civil. La Virgen de las Angustias de los Gitanos procesionó en 1939, por el mismo motivo, hasta las ruinas de la Iglesia de San Román, sede canónica de la cofradía.

Dos cofradías han organizado salidas extraordinarias de dos de sus titulares dos años seguidos. La primera es la de San Benito. En 2003, salió el Señor de la Presentación con motivo del 75 aniversario de su hechura. Lo hizo por su barrio en el paso del Cristo de la Presentación. Un año más tarde, la Virgen de la Encarnación conmemoraba el 450 aniversario fundacional de la primitiva hermandad con un recorrido por las calles de la Calzada. La segunda corporación es la de Montesión, que sacó al Cristo de Salud (2009) y la Virgen del Rosario (2010) por el CDL aniversario de la fundación de la hermandad.

Una salida inédita hasta ese momento fue la del Cristo del Mayor Dolor de la Hermandad del Dulce Nombre en 1985. El crucificado recorrió las calles de San Lorenzo y San Vicente con motivo del 400 aniversario de la fundación de la hermandad primitiva de la Bofetá. La imagen fue en el paso del Cristo de la Vera Cruz y contó con el acompañamiento de la banda de cornetas y tambores de las Cigarreras.

En 1943, un tranvía arrolló al paso de la Virgen de la O en la calle San Jorge al regreso de la estación de penitencia. La Virgen resultó indemne, pero el paso sufrió grandes daños. En acción de gracias, la Virgen fue llevada en andas a la parroquia de Santa Ana el día de la Ascensión. Tras una función solemne, tuvo lugar una procesión extraordinaria con la imagen sobre el paso de la Pastora de Triana.

El pasado año 2010 fue prolífico en salidas extraordinarias. Entre ellas se produjeron la de la Virgen del Buen Fin de la Lanzada, con motivo de su bicentenario; la de la Estrella, por el CDL aniversario fundacional; la de la Virgen de Regla de los Panaderos, por su coronación canónica; y la de la Virgen del Rosario de Montesión, por el CDL aniversario.

La última salida programada era la de del Cristo de la Salvación de San Buenaventura. El crucificado tenía que salir esta misma cuaresma para celebrar su 75 aniversario, pero un inoportuno aguacero frustró el acto. La siguiente será de la Virgen de Regla de los Panaderos, que viajará hasta Madrid para participar en el vía crucis organizado con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que presidirá el papa Benedicto XVI.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios