Un altar de inspiración vaticana

  • El escenario de la Plaza de España parte del concepto utilizado por Bernini en la 'columnata' de San Pedro. 14.000 personas asistirán a la misa, 9.000 sentadas y 4.200 de pie.

Un gran escenario para 14.000 personas. La Plaza de España se convertirá en un gran templo al aire libre para acoger la solemne misa estacional del 50 aniversario de la coronación canónica de la Esperanza Macarena. Una de las empresas más prestigiosas del mundo en la realización de eventos culturales y de entretenimiento, Acciona Producciones y Diseño, autora del mapping que cada Navidad se proyecta en el Ayuntamiento, entre otros proyectos, ha sido la encargada de diseñar este gran altar para la Virgen de la Esperanza que empezará a levantarse este próximo viernes. Sus cifras hablan por sí solas: la superficie de actuación en la plaza es de 15.254 metros cuadrados, las dimensiones del escenario son de 1.180 metros cuadrados para dar cabida a los 250 sacerdotes concelebrantes y a los 380 componentes de la coral polifónica, el coro de voces infantiles y la orquesta; y más de 13.000 personas, 9.000 de ellas sentadas, asistirán a esta eucaristía que constituye el acto central del aniversario y del Año Jubilar que celebra la hermandad.

La intención de los técnicos que han diseñado el altar ha sido siempre la de realzar y respetar el bien de interés cultural en el que se levantará: la Plaza de España, exponente máximo del regionalismo y creación de Aníbal González. El escenario está concebido de manera que la Virgen de la Esperanza en su paso de palio lo domine todo, como explicó Jerónimo Núñez, uno de los técnicos que ha diseñado el proyecto y prioste del Rosario de la Hermandad de la Macarena: "El altar tiene un concepto iconológico y simbólico muy importante. Parte del concepto que Gianlorenzo Bernini desarrolló a la hora de concebir la columnata vaticana: una doble columnata semicircular como brazos de la Iglesia que acoge a sus fieles". Retomando este concepto, se ha diseñado un escenario que "avanza" hacia los fieles y los "imanta" hacia la Virgen de la Esperanza gracias a las dos enormes rampas y tribunas que se proyectan lateralmente evocando la creación de Bernini.

El escenario está compuesto por amplias superficies poligonales que generan plataformas a distinto nivel: la principal, las dos gemelas laterales destinadas a los concelebrantes y a la orquesta-coro, y la del paso de palio que es la cota más elevada a dos metros de altura. Las rampas laterales tienen unas dimensiones de 30 metros y una pendiente del 9%, la ideal para que acceda por ellas el paso de palio, como explicó Núñez: "Se han hecho unos estudios y el porcentaje de pendiente ideal para que el paso de palio pudiera subir la rampa de manera elegante, equilibrada y armónica, y sin sufrir ningún daño, se situaba entre el 8% y el 9%".

El paso de palio de la Virgen será el que domine toda la escena y los técnicos han querido incorporar al diseño el fantástico dosel que supone el edificio de Aníbal González para darle todavía mayor realce: "Qué mejor retablo que la propia Plaza de España. Éramos conscientes que el escenario lo teníamos que incorporar a la misa estacional. Las arcadas del edificio de la Capitanía General se cerrarán con unos telones de terciopelo burdeos ignífugos que enfatizan la celebración. La idea es transmitir que ahí se está celebrando algo solemne y sagrado. Hemos sacralizado este espacio público con esta intervención".

Todo el escenario está diseñado en tonalidades monocromáticas para afianzar a la Virgen y delante del mismo se crearán unos taludes con flores inspirados en la jardinería francesa, como la del Palacio de Versalles: "Hemos reproducido ahí todo el pavimento de la Plaza de España. Estas grandes grecas de estilo regionalista las reproduce después Juan Manuel Rodríguez Ojeda en todos los diseños que hace para la Hermandad de la Macarena. Hemos calculado hasta la posición del sol a la hora de la misa y se van a crear un juego de contraluces con el que las grecas van a parecer esculturas". También habrá un guiño al Vaticano y al papa Francisco en el color de las flores que escoltarán el paso de palio: "Estamos en contacto con una floristería holandesa que tiene unos minitulipanes de una tonalidad amarilla clara como el color del Vaticano. Irán unos grandes ramos de dos metros junto a los claveles blancos".

El espacio dedicado al público se divide en dos parcelas simétricas. Son en total 17 sectores que se distribuyen de manera radial desde el paso de palio. La propia fuente ha contribuido para poder sectorizar el espacio en dos grandes zonas -verde y morada- intercomunicadas a través de una retícula de calles anchas que facilitarán la circulación fluida del público y unas amplias vías de evacuación. Manuel Serrano, uno de los responsables de Acciona Producciones y Diseño, fue el encargado de explicarlo: "Tiene cabida para 9.000 personas. Se va a hacer especial hincapié para que el público ya esté sentado cuando llegue la Virgen. También habrá dos zonas pasada la ría, junto a las torres, para público que podrá estar de pie. Cada una tiene una capacidad para 2.100 personas. También hay lugares reservadas para personas con movilidad reducida".

La comitiva llegará a la Plaza de España por la calzada de la Avenida de Isabel la Católica más próxima a las torres. La zona estará vallada y la Policía Nacional establecerá varios filtros para que las personas que vayan delante del paso no accedan a la plaza. El paso de palio accederá por el pasillo principal y subirá al altar por la rampa próxima a la zona norte. El recorrido de salida será por la rampa sur, con lo que dará una vuelta completa a la Plaza para que todas las personas que estén en las sillas puedan ver a la Virgen.

La hermandad no ha dejado nada al azar y en el perímetro de la Plaza de España habrá varios servicios públicos y zonas de avituallamiento con agua y refrescos. En las zonas acotadas para el público habrá un dispositivo similar: "Una vez que el público esté dentro no queremos que salga del recinto por lo que habrá también aseos públicos dentro y zonas para dispensar agua".

El proyecto técnico fue presentado a la Gerencia de Urbanismo y tiene el visto bueno de la comisión de Patrimonio. Cuenta con un importante plan de seguridad avalado por todos los agentes implicados, como resaltó Serrano: "Los pasillos principales son de cinco metros y los secundarios en el interior de los diferentes sectores tienen dos. La Cruz Roja se encargará del dispositivo interior y fuera estará el 061". Desde la hermandad se ha enfatizado que se ha primado la seguridad por encima del propio diseño.

Este viernes medio centenar de personas comenzará a levantar todas las estructuras sin que los trabajos conlleven el cierre del monumento: "Sólo se cerrarán la fachada principal y los tres puentes".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios