La basílica del Gran Poder estará vigilada por 16 videocámaras

  • La obra de reforma permitirá que el camarín del Señor tenga una humedad del 45% y una temperatura de 24 grados, tal como aconsejan los Cruz Solís

Comentarios 4

El proyecto de reforma del altar del Gran Poder y de otras zonas de la basílica, que comenzará tras Semana Santa y que obligará a llevar a las sagradas imágenes al convento de Santa Rosalía, incluye la instalación de un sistema de seguridad integral en el templo basado en la habilitación de cámaras. Se trata de un programa de vídeo digital que permite un barrido de imágenes mediante la colocación estratégica de hasta 16 cámaras para vigilar el espacio de la basílica propiamente dicho, el camarín del Señor y los recorrido anexos. Este alto número de cámaras permitiría en un futuro a la hermandad tener vigiladas otras dependencias de la hermandad si así se estimara oportuno. Este sistema digital permite la reproducción en vídeo y el archivo de imágenes. Este sistema, propuesto en el proyecto de reforma, presenta prestaciones como la definición del tipo de incidencia grabada que se quiere buscar para que el sistema se encargue de localizarla y reproducirla con precisión digital.

Esta obra de blindaje del camarín, exigida por los autores de la última restauración del Señor, los hermanos Cruz Solís, para garantizar una correcta conservación de la imagen y evitar un nuevo ennegrecimiento, permitirá que el entorno de la sagrada imagen esté siempre a 24 grados centígrados y con un porcentaje de humedad del 45 por ciento. El proyecto reconoce que habrá que evitar el efecto chimenea que el propio ábside crea sobre el espacio de la basílica, de forma que se impida el paso del humo desde el exterior hasta el interior. Para cumplir este requisito se habilitará un sistema de climatización y estabilizador de humedad y temperatura y otro de cortinas de aire.

El nuevo columbario de la basílica tendrá capacidad para 700 depósitos y una fosa común para el depósito de cenizas. El acceso a esta dependencia se realizará a través de la capilla del sagrario. El coro de la basílica, como ya es sabido, será ampliado para que pueda acoger un órgano barroco de 1789 que ha sido donado a la hermandad.

El plazo estimado de ejecución de las obras es de seis meses. La sede provisional de las imágenes será el convento de Santa Rosalía. El hermano mayor, Enrique Esquivias, se ha referido a la necesidad de llevar las imágenes titulares a dicha iglesia de la calle Cardenal Spínola y ha aprovechado para responder a quienes consideran que el Señor debería haber sido llevado a la Parroquia de San Lorenzo durante el período de obras: "La hermandad, con todo lo que conlleva el Señor, necesita una iglesia casi en exclusividad si no quiere perder toda su actividad cultual. Y quien no entienda esta cuestión tan evidente, habla desde la ignorancia o la lejanía".

Esquivias ha agradecido igualmente el trato recibido por las doce religiosas que habitan actualmente en Santa Rosalía y ha destacado que esta iglesia está tan sólo a cien metros de la basílica, por lo que el vínculo con el barrio de San Lorenzo no se perderá en ningún momento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios