El cardenal tendrá sus propios asesores en materia de cofradías

  • El Arzobispado incluye en el diseño de la nueva curia diocesana la creación de un organismo con el título de Consejo Diocesano de Hermandades

Comentarios 16

Un nuevo órgano para asesorar al cardenal en asuntos de cofradías. La iniciativa ya está aprobada en el Boletín Oficial del Arzobispado de Sevilla (Boas) con fecha del vigente curso a falta únicamente de que se lleve a la práctica. El diseño de la nueva curia diocesana incluye la constitución del denominado Consejo Diocesano de Hermandades con la finalidad de "asesorar y auxiliar" al cardenal sobre su "acción de gobierno sobre este específico sector pastoral a nivel diocesano". La normativa que regula la creación de este órgano precisa que se regirá por su propio reglamento, que tendrá que ser aprobado por el prelado.

El director del Secretariado Diocesano de Hermandades, el canónigo Manuel Soria Campos, no se quiere pronunciar al respecto, aunque la creación de este organismo está ya aprobada, como se puede comprobar en el documento que complementa esta información. Fuentes autorizadas del Arzobispado precisan que se tratará de un órgano colegiado con funciones de asesoramiento al prelado de la diócesis. La misma normativa establece la creación de consejos diocesanos en materia de asuntos pastorales, jurídicos y económicos.

Estas mismas fuentes destacan que el Consejo Diocesano de Hermandades tendrá competencias para asesorar respecto a cuestiones que afecten a todas las corporaciones de la diócesis, que superan con creces el número de seiscientas. La mera práctica demuestra que el Consejo de Cofradías capitaliza en no pocas ocasiones la voz de todas las hermandades de la provincia eclesiástica, pese a que sólo representa a las de la capital. El Arzobispado querría así también equilibrar esta situación partiendo de la tesis de que existen otros consejos locales de hermandades en la provincia.

A nadie escapa en el Arzobispado que la constitución de este órgano asesor podría ser interpretado como una injerencia de la autoridad eclesiástica en la autonomía de las hermandades. Pero ese riesgo ya se corre. Y nada más lejos de la realidad. Muy al contrario, se trataría de una vez por todas de dar respuesta oficial a la consabida pregunta de los cofrades sobre quién o quiénes asesoran al prelado sobre el funcionamiento de las asociaciones religiosas de mayor peso en la diócesis: las hermandades.

Resta por conocer a los integrantes de este futuro consejo diocesano y la fecha de puesta en marcha. Podría tener representantes de todos los consejos locales de la provincia. En ese caso el Consejo de Hermandades de la capital estaría bien representado. Y sobre el cuándo comenzará a trabajar, la respuesta es directa: "Al estar aprobado ya, puede arrancar en cualquier momento".

No pocos cofrades colaboran en el día a día con la autoridad eclesiástica (ex hermanos mayores de reconocido prestigio, abogados, economistas y otros profesionales), aunque hasta ahora no existía un órgano oficial de asesores del cardenal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios