El casco histórico estará vigilado a diario por más de mil policías

  • Un pasillo peatonal conectará Placentines con la plaza Virgen de los Reyes · La Plaza Nueva volverá a contar con módulos de lactancia y aparcamiento de carritos

Más de mil policías, entre locales y nacionales, se encargarán de velar por la seguridad en el centro de Sevilla durante cada día de la Semana Santa. La presencia policial será todavía mayor en la Madrugada del Viernes Santo, cuando sólo en el turno de noche coincidirán en la calle 300 agentes de la Policía Local más una cifra similar de policías nacionales. Además, 409 efectivos de la Guardia Civil escoltarán en Semana Santa a 50 de las 60 procesiones que desfilarán por la capital, a cuyos titulares acompañarán de forma voluntaria.

El dispositivo de seguridad previsto para la Semana Santa es muy parecido al de los años anteriores e introduce muy pocas novedades. Quizás la más importante sea la habilitación de un pasillo peatonal entre la plaza de la Virgen de los Reyes y la calle Placentines y la creación de un plan especial de seguridad en esta zona el Martes Santo, por el cambio de itinerario de la Hermandad de Santa Cruz.

Además de las tareas propias de seguridad y los cortes de tráfico, la Policía Local se encargará también del control de la venta ambulante y el consumo de alcohol en la calle. El Ayuntamiento ha ordenado a toda la plantilla que salga a la calle, retirando incluso los grupos especiales Diana -que investiga casos de violencia de género- y Giralda -que vigila de paisano la zona monumental de la ciudad- para integrar a los policías en el dispositivo especial de Semana Santa.

Habrá un incremento de 25 bomberos en relación con los años anteriores. En total serán 87 los agentes del servicio de extinción de incendios que permanezcan de guardia las 24 horas, en cuatro retenes situados en la Plaza Nueva, la Encarnación, la calle Rioja y la dársena del río. El dispositivo se completa con 65 miembros de Protección Civil, 40 locales y 25 estatales, que se situarán a lo largo de la carrera oficial -en el Banco de España, la calle Granada y la Campana- y en la Catedral.

Como en años anteriores, la Plaza Nueva será una especie de centro logístico en el que se concentrarán varios servicios. Así, habrá un aparcamiento para carritos de bebé, una unidad de lactancia, unos aseos públicos, un retén de la Cruz Roja y otro del servicio de emergencias sanitarias. Además del de la Plaza Nueva, habrá otros módulos para dejar los carritos en la calle Federico Sánchez Bedoya, en el Archivo de Indias y en la plaza del Duque. Se han instalado también aseos públicos en la Encarnación, la plaza de Jerónimo de Córdoba, Federico Sánchez Bedoya y el Archivo de Indias.

Habrá otros equipos sanitarios en la Gavidia, en el Salvador en la confluencia con Sagasta, en la Alfalfa a la altura de la plaza de la Pescadería, en la calle García de Vinuesa y en la Catedral. Este dispositivo se activará cada día una hora antes de que pase la primera cofradía por la Campana y se desactivará cuando termine de pasar la última por la Catedral. Trabajarán 40 técnicos, entre médicos, enfermeros, auxiliares y conductores. Hay cuatro ambulancias de soporte vital básico, un vehículo de intervención inmediata, otro de triaje, dos de transporte mixto y una embarcación de rescate en el Guadalquivir, que estará siempre junto a los puentes de Triana y San Telmo en el momento en que pasen las procesiones de Triana y Los Remedios. En este equipo también hay socorristas acuáticos para el caso de que alguna persona caiga al río.

Otro recurso que se mantiene es el centro de atención al costalero, donde un grupo de seis fisioterapeutas se encargarán de atender a todos los costaleros que así lo requieran. Como en los años anteriores, estará ubicado en la Alameda, en el centro cívico Las Sirenas, y estará abierto de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 desde el Domingo de Ramos hasta el Sábado Santo, mientras que el Domingo de Resurrección sólo estará abierto en horario de mañana.

El dispositivo de salud se completa con un equipo de diez inspectores que están controlando los establecimientos dentro de un plan para la prevención de la legionelosis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios