El cirineo 'perdido' de Pasión

  • Imagen antigua. El Señor de Pasión ha salido acompañado por diferentes cirineos a lo largo de su historia · El último, de Sebastián Santos, dejó de procesionar en 1974 y permanece en el olvido

Comentarios 6

Desde sus orígenes la Hermandad de Pasión rendía culto en el primero de sus pasos a la quinta estación del Vía Crucis: Jesús con la Cruz a cuestas acompañado de Simón de Cirene. Hasta el año 1974 el Nazareno de Martínez Montañés iba acompañado por una imagen de Cirineo realizada entre los años 1968 y 1969 por el imaginero Sebastián Santos Rojas. La escena fue suprimida por las recomendaciones de Francisco Peláez del Espino, quien aseguraba que los daños que sufría el Señor de Pasión se debían en parte a esta imagen. Actualmente ese cirineo, una de las mejores tallas del escultor de Higuera de la Sierra, permanece en el más absoluto de los olvidos, y no se sabe en qué estado de conservación se encuentra.

Durante todos estos años en los que la imagen ha permanecido desaparecida, la inquietud de la familia de Sebastián Santos por saber dónde y cómo se encontraba ha sido grande. Sebastián Santos Calero, hijo de Santos Rojas, señala: "Me he dirigido continuamente a la hermandad para preguntar por el cirineo y nadie me ha querido o sabido aclarar dónde está la talla. Siempre recibí la callada por respuesta. La última vez que lo vi estaba en el campanario del Salvador con goteras, humedad y lleno de excrementos de los pájaros".

En este sentido, Santos Calero cree que la imagen se encuentra "muy degradada" y que es por eso por lo que en la hermandad no le dejan verla: "Todo esto me hace sospechar que algo ha pasado con la escultura. No se puede maltratar así una de las mejores obras del mejor imaginero del siglo XX, según los críticos". Santos Calero aclara que su única intención es que la imagen se pueda restaurar si se encuentra en mal estado y "que se exponga o guarde en un lugar digno y no esté por ahí tirada", agrega.

Desde la hermandad de Pasión su hermano mayor Carlos Piñar, asegura que el Cirineo de Sebastián Santos se encuentra en buen estado: "Está en uno de los almacenes de la hermandad y lo están viendo diferentes restauradores para ver que se hace". Según Piñar, la corporación se encuentra inmersa en un proceso de restauración de imágenes y enseres que culminará en mayo o junio, "estamos llevando a cabo un plan integral de actuación con muchas imágenes y hasta que no concluya no sabemos que pasará".

Preguntado por el cirineo en cuestión, Piñar argumenta que no sabe lo que decidirán futuras juntas de gobierno: "Yo termino mandato el próximo mes de mayo y llegaré hasta donde pueda con las intervenciones, luego seguirán las futuras juntas y serán ellos los que tienen que decidir que harán con el Cirineo y si se ubicará en algún sitio para que sea visible".

La imagen procesionó por primera vez acompañando al Señor en el año 1970 -aunque sólo pudo completar la estación de penitencia en una ocasión por la lluvia- y sólo hasta 1974, cuando la junta de oficiales en base al citado informe de Peláez del Espino, decide suprimir la escena. Una vez restaurado el Nazareno, la Junta que presidía Francisco Navarro Sánchez del Campo solicita una serie de informes técnicos y artísticos a varios eruditos en la materia para decidir sobre la vuelta al paso de la imagen.

El primero de estos informes lo firma el 7 de enero de 1989 el propio Peláez del Espino, quien asegura que "la imagen del Cirineo no daña en absoluto al Señor, una vez cambiada la antigua y pesada cruz de madera por otra menos pesada de material acrílico". No obstante, recomienda consultar a un físico para ampliar los datos "con el fin de buscar el punto exacto de anclaje de la cruz y la forma de su colocación".

La Hermandad consultó con José Javier Brey Ábalo, catedrático de física de la Universidad de Sevilla, a fin de conocer cómo afectaba a la imagen del Señor la presencia de Simón de Cirene. Brey Ábalo concluyó en su estudio que "la cruz y el cirineo producen efectos positivos para la seguridad de la imagen de Pasión, pues frenan las oscilaciones de la misma alrededor de sus pies cuando se va moviendo el paso", asegura.

Otra de las personas consultadas fue Ricardo Comas Facundo, profesor de Bellas Artes. En su informe fechado el 31 de octubre de 1988, expone que "el Nazareno parece estar concebido para ser acompañado por la figura del Cirineo, y naturalmente esta escultura participa en el grupo como complemento del mismo, y al ser retirada queda descompuesto". Comas Facundo se decanta por reponer el Cirineo de Sebastián Santos: "El tamaño, la inclinación, el color de la encarnadura, la manera de sostener la cruz… está pensado con gran cuidado y sabiduría para conseguir la composición y el conjunto que hemos visto cuando hacían estación de penitencia las dos figuras", concluye.

Por su parte, Jorge Bernales Ballesteros, Catedrático de Historia del Arte, en su respuesta a la hermandad también mostró su total conformidad con la reposición del Cirineo: "Por ser una tradición de Sevilla, documentada desde el siglo XIX y con referencias literarias desde el XVII".

En el mismo sentido, se posicionaba el profesor José Hernández Díaz. Exponía en su informe que "Jesús de la Pasión es una imagen encorvada, destinada, a mi modesto juicio, a la colaboración del Cirineo, razón por la cual el patibulum bascula suavemente en ligera diagonal dispuesto para ser sostenido por alguien que le auxilia. Al desaparecer temporalmente el cirineo, por acuerdo no plausible, la composición queda incompleta y la posición de la cruz de modo ilógico. Juan Martínez Montañés debió representar la escena con dos figuras, y así permanecería largo tiempo, sin atreverme a afirmar que siempre…".

La junta de gobierno presidida por Francisco Navarro Sánchez del Campo, convocó a los hermanos en cabildo extraordinario en 1992 para decidir sobre la reposición del Cirineo de Sebastián Santos al paso procesional. La propuesta fue rechazada por pocos votos de diferencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios