Los nazarenos modernistas de Hohenleiter vuelven a salir de la imprenta

  • Ediciones Ulises recupera las láminas que el artista gaditano produjo principalmente en los años 20 del siglo pasado.

El pintor Francisco Hohenleiter (Cádiz, 1889-Sevilla, 1968) posó su visión modernista en los nazarenos de Sevilla para la serie de láminas "Sevilla y la Semana Santa", que fueron impresas entre 1921 y 1935 y que ahora han vuelto a salir de la imprenta de la mano de ediciones Ulises. 

En esos catorce años Hohenleiter pintó, empleando varias técnicas, una serie de más de un centenar de láminas de las que para esta colección han sido seleccionadas 46, de las que 42 retratan de cuerpo entero a miembros de las cofradías sevillanas ataviados con sus correspondientes túnicas y capirotes, con los pasos y las imágenes religiosas en segundo término, apenas entrevistos. 

Esta selección ha sido publicada ahora en edición de la artista e historiadora del arte sevillana Teresa Lafita, autora de varias monografías sobre la saga artística de los Lafita y quien ha señalado que la práctica totalidad de las láminas se pintaron entre 1921 y 1931 aunque se ha hallado alguna fechada en 1935. 

Esas 46 láminas más las siete que, a manera de epígrafes, dan paso a la cada jornada de la Semana Santa componen la colección de 53 que ahora ha sido reeditada, en cartulinas de 17 por 24 centímetros, y que fueron publicadas originalmente junto a otras en la imprenta sevillana de Gómez Hermanos, al cuidado del erudito Enrique Gómez Millán. 

Teresa Lafita ha considerado esta colección como la representación pictórica más icónica y reconocible de la Semana Santa sevillana y a Francisco Hohenleiter como "un pintor e ilustrador muy literario, de enorme fuerza y peculiarísima técnica", muy influenciado por el romanticismo goyesco y por el costumbrismo de artistas como García Ramos o Jiménez Aranda. 

Pese a haber circunscrito su trabajo al ámbito de la ciudad de Sevilla, ciudad en la que realizó toda su obra, Hohenleiter está considerado como uno de los mejores grabadores e ilustradores de su tiempo, según Lafita, quien ha recordado que esta colección de láminas sobre la Semana Santa sevillana ha sido imitada muchas veces a lo largo del siglo XX. 

Para Lafita la fuerza de las figuras de Hohenleiter y la "suntuosidad colorista" de sus pinceles se sustenta en "un modernismo sevillano que reinterpretaba modelos renacentistas y barrocos" que supo unir con rasgos de la vanguardia expresionista. 

A Hohenleiter se debe "la mejor interpretación gráfica" de la Semana Santa de Sevilla, según la historiadora del arte, quien ha asegurado a Efe que "fue mucho mejor pintor de lo que se le ha considerado, e incluso mejor pintor de lo que él mismo pretendió", lo que ha achacado a sus grandes cualidades técnicas que le convirtieron en "un pintor todo terreno". 

Además de las cualidades artísticas aportadas por Hohenleiter, Lafita ha destacado el "esfuerzo editorial" que en los años veinte supuso una colección de la calidad de "La Semana Santa de Sevilla" y la "unión" que la hizo posible, la del pintor y los hermanos Gómez Millán, Ignacio, Enrique y Alfonso, dueños de la imprenta en la que se hicieron las estampas, muchas de ellas litografías. 

"Una cosa es una témpera y otra es llevarla a la plancha de impresión" ha advertido Lafita, que destaca cómo Hohenleiter se debió implicar en la imprenta, una tarea que debió gustarle mucho ya que él mismo llegó a tener una imprenta en el año 1928. 

El pintor e ilustrador se formó como artista en su ciudad natal y en El Puerto de Santa María (Cádiz) hasta establecerse definitivamente en Sevilla en 1918, desde donde se distinguió por sus paisajes y escenas campestres y por algunas de sus creaciones se hicieron muy populares, como las etiquetas que diseñó para varios vinos y brandys de Jerez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios