Cuaresma

El pregón de Capitanía

  • Luis Miguel Martín Rubio pronunció la exaltación 'Pasión y Gloria en Sevilla', en la que desgranó sus vivencias y múltiples anécdotas.

Un recorrido por las vivencias personales de un cofrade, hermano del Cristo de Burgos y la Macarena, salpicado de anécdotas curiosas y poesías. Luis Miguel Martín Rubio fue el encargado de pronunciar anoche la exaltación de Pasión y Gloria en Sevilla que cada año organiza la Cátedra General Castaños, cuya presidencia ostenta Virgilio Sañudo, teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, en la Capitanía General.

Martín Rubio repasó la Semana Santa de su infancia y niñez, los recuerdos de cuando salía de nazareno, o la etapa que vivió, "de la que conservo los mejores y los peores momentos vividos", al frente de la Delegación de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento, con Soledad Becerril como alcaldesa. Entre las múltiples anécdotas con las que el pregonero deleitó al público recordó una de un Domingo de Ramos cuando recibió una llamada telefónica de la alcaldesa mientras estaba en misa. Becerril lo reclamó para que acudiera a la plaza de los Terceros para que disuadiera a un señor que bailaba a una cabra sobre un trípode mientras sonaba una trompeta y sonaba una melodía parecida a Paquito el chocolatero. "Luismi, dile a este señor que se disuelva. ¡Esto no se puede consentir un Domingo de Ramos en Sevilla!, relató.

Un emotivo diálogo entre el Señor de la Sentencia y el romano que va junto a él en el paso supuso un emotivo recuerdo a personas que ya no están, como Nacho Ríos: "Armao, esta noche habrá un lucero en el cielo que brillará con más intensidad y fuerza que nunca, él ya está disfrutando de la presencia permanente de mi Madre y desde allí ayuda a su gente". El alegato en favor de la personas mayores, una sentida poesía a la Macarena, o el gozo de la resurrección, completaron un texto muy celebrado por los asistentes. En el acto, el pregonero estuvo acompañado por la antigua banda de Soria 9 y por los saeteros Paquita Gómez y José Pérez Leal El Sacri.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios