El 'retablo' recupera su esplendor

  • La restauración del paso del Gran Poder ha finalizado en un 80% · Los técnicos han descubierto que Ruiz Gijón lo talló en una sola pieza y descartan la intervención, como diseñador, de Bernardo Simón de Pineda.

Un esplendor de siglos en proceso de recuperación. El paso del Señor del Gran Poder fue la pieza estrella de la jornada de puertas abiertas que se celebró ayer en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH). Ni el consejero de Cultura, Paulino Plata, que tuvo un lapsus al referirse al autor de las andas, el imaginero Francisco Antonio Ruiz Gijón, al que rebautizó como Ruiz Girón, se perdió la visita. Estuvo acompañado por el hermano mayor, Enrique Esquivias; y el director del IAPH, Román Fernández-Baca, entre otros. 

La próxima Madrugada el paso del Señor, el primero que se interviene desde un punto de vista científico y multidisciplinar, lucirá restaurado en todas sus partes y sin perder esa impronta que le otorga el dorado mate. Los profesionales del IAPH y algunos externos, como Pedro Manzano y Enrique Gutiérrez Carrasquilla, que se están encargando de la canastilla y los 24 ángeles pequeños, han concluido ya entre el 75% y el 80% del trabajo. Han sido muchas las sorpresas que se han encontrado los profesionales tras los ocho meses de estudio previo y la intervención directa, como explica José Luis Gómez Villa, historiador del IAPH y de la propia hermandad: "La canastilla va a recuperar sus valores estéticos, como es ese calado característico. Parecerá mucho más ligero". Para analizar las andas y su estructura se han utilizado técnicas tan novedosas como la reflectología, "que por primera vez se ha aplicado a un paso". 

Sobre el rico programa iconográfico que diseñó Ruiz Gijón -el paso tiene ocho cartelas del viejo y nuevo testamentos, además de otros elementos alegóricos- Gómez Villa aseguró que el autor concibió la obra como "un retablo itinerante" que ejemplifica el evangelio y la pasión de Cristo: "El paso lo encargó la cofradía de Traspaso en 1688. El Señor tenía entonces apenas 70 años. No tenía la devoción de ahora. El autor crea un retablo en movimiento. La interpretación del gran poder de Dios y el sin poder de Dios (antiguo testamento frente a nuevo testamento) está basada en un criterio del siglo XX". Otra de las conclusiones que saca este historiador es que la canastilla, que han descubierto que está tallada en una única pieza, podría estar inspirada en la arquitectura clásica romana: "Cuando vi la planimetría del paso desde arriba y tuve una visión única me vino a la cabeza una fachada romana". El paso ha llegado a la actualidad casi en su estado original, sólo la policromía y el dorado se alteraron en 1852 y finales del XIX. 

También han descartado la intervención de Bernardo Simón de Pineda en el diseño: "Hemos transcrito los ocho folios del contrato que está depositado en el Archivo de Protocolos y no se hace mención a este autor. Sólo aparece Ruiz Gijón". La cruz de guía, que asimismo está siendo restaurada, también se atribuye al imaginero de Utrera, "aunque no hay ningún documento que lo acredite". 

Tras resanar y consolidar toda la estructura, reparar las grietas y hacer una limpieza del dorado (sólo entre el 5% y el 10% será nuevo), se procederá al montaje de todas las piezas (algunos ángeles serán reubicados en sus lugares originales). El proceso terminará con el barnizado y la limpieza final. Una vez finalizada la intervención, que tiene un coste de 137.000 euros, de los que 100.000 son sufragados por la hermandad, la idea es hacer una exposición con el paso para explicar todo el proceso de estudio previo y posterior restauración.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios