El ýestiróný del Polígono de San Pablo

  • La nueva cofradía del Lunes Santo casi ha duplicado el número de hermanos desde que se erigió como corporación de penitencia · En menos de un mes se han registrado más de 200 altas

La hermandad del Polígono de San Pablo ha registrado más de 200 altas de hermanos en menos de un mes. Desde que el pasado 8 de enero el Consejo aprobase su inclusión como cofradía del Lunes Santo para hacer estación de penitencia a la Catedral,  las cifras se han disparado. Un aumento que va en consonancia con la tónica mantenida desde hace tres años, cuando se erigió como hermandad con carácter de penitencia.

Basta con acudir una tarde hasta las dependencias que posee la corporación en la parroquia de San Ignacio de Loyola para comprobar el efecto que ha tenido ese carácter penitencial. Un constante ir y venir de niños acompañados por sus madres que piden la solicitud de ingreso y que al instante preguntan por dónde hacerse la túnica, el ajetreo permanente de los secretarios, o los días que se convierten en noche en el almacén de los pasos, donde se quiere tener todo a punto para la fecha que ronda desde hace un mes en la cabeza de todos: el 17 de marzo.

Aunque el número de altas ha  aumentado su ritmo de crecimiento en las últimas semanas, dicha tendencia se viene constatando desde hace tres años, cuando le fueron aprobadas a la hermandad sus reglas como corporación de penitencia. Si en 2005 estaban registrados 800 hermanos, ahora esta cifra casi se ha duplicado, sobrepasando los 1.500, lo que supone un 87,5 por ciento de incremento.

Hasta se tiene registrado el récord de inscripción: 40 altas en nueve días. Unas cifras que demuestran el entusiasmo del barrio con la hermandad y la implicación de ésta con el Polígono de San Pablo. Una relación que verifica la tesis de que ésta será sin duda una de las corporaciones con mayor número de nazarenos con el paso de los años.

No en vano, en su primera estación de penitencia el próximo Lunes Santo, su hermano mayor, Manuel Márquez, augura que más de 500 nazarenos se pondrán en la calle. Una cifra –todavía no ha comenzado el reparto– que supera a los 400 que retiraron su papeleta de sitio el año pasado, cuando todavía no iba a la Catedral y se quedaron sin salir a causa de la lluvia. El incremento por tanto es de un 25 por ciento y según las previsiones que baraja la propia hermandad se elevará conforme pasen los años. Manuel Márquez puntualiza “que si no salen más nazarenos es por lo ajustado de las fechas y lo temprana que cae esta Semana Santa”.

La demanda ha provocado que costureras del barrio cerrasen el listado de pedidos hace dos semanas. El hábito penitencial está compuesto de túnica y capa de lanilla color marfil, antifaz de terga negra y cíngulo morado y rojo. Su precio –sin contar los complementos– es de unos 220 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios