Abriendo campos desconocidos

  • MédicoRecientemente fue premiado en el Concurso Científico de la Academia de Medicina por su trabajo sobre farmacología, además de recibir el título de académico

Proveniente de un marcado ambiente médico en la familia, no es de extrañar que este sevillano, especializado en Medicina Nuclear en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla, continúe la tradición y mantenga una vocación de dedicación a los demás. Por ello, el homenaje de la pasada semana en la Real Academia de Medicina fue especialmente "emotivo" para él, con connotaciones familiares dado el "orgullo" de seguir los pasos de su padre, hermanos y de su mujer. En el acto académico se premió además su trabajo sobre la carbamacepina, un fármaco para la alergia sobre el cual realizó un estudio de varios años para seguir el proceso del medicamento desde que se lo toma el paciente y cómo influye éste en su organismo. Esta investigación fue fruto de su doctorado en Farmacología y Radiología, un campo, el primero, al que no le dedica una aplicación diaria, aunque sí el segundo con la Medicina Nuclear, una especialidad "bonita y desconocidad", según Andrés Durán, y que abarca grandes campos terapéuticos y de diagnosis con el trabajo de medicamentos especiales, destinados en algún caso al área oncológica. A esto se dedica ahora en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, donde desarrolla su actividad laboral, aunque no descarta seguir investigando y publicar estudios más relacionadas con su especialidad, e incluso, a largo plazo, dedicarse a la docencia, una "pieza que me falta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios