Acuerdan ubicar la estatua de Juan Pablo II en la plaza Virgen de los Reyes

  • El Ayuntamiento y el Arzobispado han consensuado, a falta de análisis técnico, el enclave donde se colocaría el monumento al antecesor de Benedicto XVI.

Comentarios 41

Las partes implicadas -el Ayuntamiento de Sevilla, incluyendo a las delegaciones municipales de Urbanismo, Cultura y Fiestas Mayores; el Arzobispado y la plataforma promotora- han alcanzado un consenso 'en términos de opinión', y a falta de refrendarlo mediante un análisis técnico pormenorizado, para ubicar de manera definitiva el monumento al papa Juan Pablo II en la Plaza Virgen de los Reyes.

Se trata, según ha explicado el presidente de la Asociación Promonumento a Juan Pablo II en Sevilla, José María González-Alorda, de un emplazamiento que cuenta con 'una opinión compartida y común de que es un buen lugar, y en la cual a priori no jugamos a saltarnos nada, pues tiene visos de cubrir todos los aspectos técnicos'.

No obstante, este extremo no está aún asegurado en lo que respecta a sus términos más exhaustivos, razón por la cual el enclave se encuentra ahora a expensas de que concluya un estudio 'que defina de manera clara si la ubicación elegida puede ser llevada a término o no', en lo tocante al cumplimiento de la normativa patrimonial y las ordenanzas municipales.

'Está en manos del Ayuntamiento', ha precisado González-Alorda, que sí ha señalado que el sitio es del agrado de los promotores en tanto que cumple con las premisas que siempre han destacado, es decir, cercanía a la Catedral y amplia zona de espacio donde la efigie pueda ser colocada en altura.

Anteriormente se barajaron otros lugares, como la Plaza de la Contratación, la Puerta de Jerez y la calle Adolfo Rodríguez Jurado -colindante a la avenida de la Constitución-, para localizar la estatua, que ha estado expuesta durante un determinado periodo de tiempo en instalaciones de Cajasol y que reposa ahora en la Catedral gracias al ofrecimiento del Arzobispado de acoger la imagen hasta que se retomaran las conversaciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios