Adepa impugna la autorización del edificio moderno de la calle Santander

  • La asociación conservacionista quiere que se reforme la fachada para que sea "acorde con el entorno" y con las leyes de patrimonio.

La Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) ha recurrido a los Tribunales para impugnar la autorización del edificio de corte moderno en la calle Santander. El inmueble fue autorizado por la Comisión Provincial de Patrimonio, un organismo dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, tras una reforma solicitada en la fachada. Adepa persigue una reforma en el exterior del edificio para dotarlo de una estética mucho más acorde con la zona protegida en la que se encuentra. También pide que se concluya la excavación arqueológica, en la que se ve afectada la muralla almohade.

Adepa impugna en su recurso contencioso administrativo la desestimación "por silencio administrativo" de una reclamación formulada hace justo un año ante la Consejería de Cultura en la que solicitaba "la nulidad del acuerdo adoptado por la Comisión de Patrimonio por el cual se autoriza la construcción de una nueva edificación en la parcela CH1 de la calle Santander", según Europa Press. El presidente de Adepa, Joaquín Egea, explicó a este periódico qué persiguen con la denuncia: "El TSJA ya ha sentenciado varias veces que no se pueden cambiar las alineaciones de las fachadas y, sin embargo, se siguen autorizando obras ilegales como ésta. Queremos llegar hasta el final. Se debe modificar totalmente la fachada".

Adepa recuerda que la Ley de Patrimonio, como ha ratificado en varias ocasiones el Supremo, obliga a respetar y mantener "el ambiente" de las construcciones en una zona tan sensible como es la calle Santander. "Hay que respetarlo. Ese alerón no está permitido por el PGOU y distorsiona completamente la visión de la Torre de la Plata. La Comisión de Patrimonio y el Ayuntamiento autorizan siempre a la segunda, tras pequeños cambios. Queremos una fachada simple y sencilla, acorde con el entorno. Eso ahí no puede ser", recalcó Egea.

Otra cuestión que se plantea es la afección a la muralla almohade. Según Adepa, un estudio arqueológico de 2012 detectaba en el proyecto "tres puntos de afección a la muralla almohade", toda vez que "se han realizado obras de perforación justamente en la muralla trasera del edificio, con seguro perjuicio de la muralla". Otro de los puntos afectados por el proyecto de actuación, además, "se deja simplemente cubierto, a pesar de la obligación del proyecto de conservación" estipulado por el plan especial de protección, porque "la licencia de primera ocupación no se ha solicitado para el local" incluido en el nuevo edificio. "La excavación hay que terminarla e integrarla en la construcción", añadió Egea.

Adepa, en su recurso, también recuerda los compromisos adoptados con la Unesco para evitar que los monumentos de Sevilla Patrimonio de la Humanidad fuesen incluidos en la lista de patrimonio mundial en peligro. Estos acuerdos contemplan la cobertura completa de la zona denominada "de amortiguamiento" de los monumentos con planes especiales de protección y la promoción de medidas de control de cara a las nuevas construcciones susceptibles de impacto en el patrimonio histórico.

A este respecto, señala que este nuevo edificio ha sido construido, precisamente, "en un recinto amurallado que es además zona de amortiguamiento del patrimonio declarado". La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, entidad consultiva de Patrimonio del Estado, ya determinó que la construcción infringe la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico de Andalucía, vulnera normativas municipales y "desentona" con su entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios