Adepa recurre la licencia de obras de las Atarazanas y pide su suspensión

  • Señala la "irreversabilidad" de las obras que se pretende acometer en el monumento

Comentarios 1

La Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) recurrió el pasado 27 de mayo ante los juzgados de lo Contencioso Administrativo de Sevilla la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento para la restauración de las Atarazanas y pide, como medida cautelar, que se ponga en suspenso. El recurso, según Europa Press, se dirige contra "la desestimación por silencio administrativo del recurso de alzada" interpuesto por la asociación ante el Ayuntamiento, precisamente contra la concesión de la citada licencia de obras. Del mismo modo, se dirige también contra "la Consejería de Cultura" porque la citada licencia de obras "no puede otorgarse sin el previo informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico". 

Adepa señala, entre otras cuestiones, "la irreversibilidad de las obras que se pretenden acometer, especialmente en la fase inicial de refuerzo de la cimentación, preceptiva y previa para acometer la obra", tratándose las  Atarazanas de un recinto declarado monumento histórico artístico y bien de interés cultural, según recuerda el colectivo. Además, solicita la apertura de una "pieza separada" destinada a resolver su petición de que, como medida cautelar, sea suspendida la mencionada licencia de obras. "Podemos encontrarnos ante una futura y contradictoria situación en la que se estime nuestro recurso declarando la ilegalidad de la obra y, sin embargo, no se pueda ejecutar la sentencia por los daños irreversibles producidos sobre el edificio", avisan la entidad conservacionista.

A mediados del pasado mes de mayo, Adepa denunció públicamente que el proyecto de las Atarazanas contempla un aumento de la edificabilidad de 1.045 metros cuadrados, por lo que estimaba que la licencia de obras sería nula de pleno derecho al no haberse realizado el obligatorio plan especial. Adepa solicitó entonces en un encuentro con la prensa  que, entre otras cuestiones, se paralizara el comienzo de la obra, que se reconociera que el proyecto excede la superficie del monumento, que se declarara nula la licencia y que se redactara el plan especial obligatorio y la exposición pública. 

Pese a que el proyecto de las Atarazanas cuenta con aval de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico y con licencia de obras, los colectivos conservacionistas lo tachan de "crimen patrimonial". Principalmente, critican que la iniciativa no recupere la cota original del monumento y prevea "la reforma de dos cuerpos edificados sobre las naves dos y cuatro, modificando sus cubiertas, cerramientos y distribución interior", con la instalación de "varias escaleras mecánicas y un nuevo forjado", entre otros aspectos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios