Admitida a trámite la reclamación de una familia del Bazar España

El Ayuntamiento ha admitido a trámite la reclamación de responsabilidad patrimonial interpuesta por la familia de la joven de 17 años Ana María Barroso Albarrán, que falleció en el derrumbe del muro del Bazar España, el 31 de diciembre de 1998. La madre de la joven, Ana Albarrán, lamentó ayer la "ruina" que ha causado en su hogar la ayuda que concedió el Ayuntamiento a las familias de las víctimas. Años después de recibir 72.121 euros del Ayuntamiento por la muerte de su hija, Ana Albarrán afrontó con estupor una reclamación de Hacienda, que le exigió 43.000 euros en concepto de impuestos y recargos por la ayuda recibida.

Esta familia acudió a los tribunales ante la exigencia de Hacienda, al considerar que el Ayuntamiento "les había engañado". Según Albarrán, los responsables municipales confirmaron que el dinero que las familias recibieron en 1999 estaba libre de cargas y exento de impuestos. A juicio de Albarrán, que a su vez es presidenta de la Asociación de Víctimas Solidarias, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, prometió a las familias afectadas por la tragedia que "el dinero era una ayuda solidaria, que estaba exenta de impuestos".

El proceso judicial dio la razón a Hacienda, "que cumplía con su deber, pues si se tramitó la ayuda como subvención ésta está sujeta al IRPF", señaló la madre de la joven, que culpó al Consistorio de lo sucedido, institución a la que la familia ha denunciado judicialmente por lo que consideran una ayuda "engañosa" y "estafadora".

El principal problema devino de la inclusión de la cantidad pagada como subvención, con los consiguientes impuestos. Sobre Monteseirín, recalcó que "como alcalde, como político y como persona" le ha decepcionado. Esta madre afirma que no quiere "ni caridad ni una subvención" por la muerte de su hija. Para Albarrán "no cabe en cabeza humana que por la muerte de una persona te den una subvención".

Otra de las familias marcadas por el trágico derrumbe del muro "ha tenido que pagar nueve millones de las antiguas pesetas por lo mismo, ya que les embargaron casa y cuentas corrientes", recordó Albarrán, que instó a los afectados que se vean con problemas a "que tengan cuidado con las ayudas solidarias del Consistorio".

Esta madre apostilló, como ya ha hecho en repetidas ocasiones, que si la situación le obliga a abandonar su domicilio, se pondrá delante de las puertas del Ayuntamiento de Sevilla, para dar a conocer su caso a todos los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios