Afán cultural con vocación de club

  • l Trastamara, 29. 'myspace.com/salaobbio'

sala obbio

Sola como la una en la calle Trastamara, sin más enganche que la zona de Marqués de Paradas y Julio César, la Sala Obbio cumplirá el 22 de diciembre nueve años de vida. Con una personalidad consolidada, pelea por convertirse en el club de Sevilla, explica Miguel Muñoz, camarero, propietario, promotor y más en Obbio.

Homólogo del legendario futbolista y entrenador, sus inquietudes van por otro lado. Mantener una programación estable en su local es casi la principal. Parece que lo ha logrado, algo que pocos pueden decir en Sevilla. Tampoco muchos pueden presumir de su variedad.

Las tardes de lunes a miércoles a las 20:30, gratis y siempre en versión original subtitulada, toca cine. En noviembre, cine de autor para los lunes; social para los martes, y cine de los años 40 en el ciclo Paseos por el cine para pasar el ecuador de la semana. Hoy jueves día 6 llega el turno del Festival internacional de cortos Future Shorts, que se repetirá el día 20. También hay teatro, los viernes, con la compañía Dos Lunas Teatro.

Y claro, está la faceta de bar de copas, porque las facturas hay que pagarlas y con cine y teatro gratis no cuadran las cuentas. El fin de semana, el protagonismo es de la música (y de la barra). "Estamos invirtiendo mucho dinero y mucho esfuerzo en la música -aclara Miguel-, y este año estamos muy contentos". El motivo: el acuerdo que han alcanzado con la sala Razzmatazz de Barcelona, probablemente la más importante del país en el ámbito de la música indie. "Y las salas Low y el Club Ocho y Medio de Madrid también quieren que vengan sus dj", apunta.

Por ejemplo, este sábado aparece Dj de Mierda, del club Nitsa barcelonés, con el local Dj Stereofan cubriéndoles las espaldas, mientras que mañana viernes será Joaquim Bouaziz (Tiguersushi) quien se ocupe de los platos. También destacan en la programación del mes las citas del sábado 15, cuando pincharán Tango&Cash (Rex Club-Razzmatazz), y del sábado 29, turno para Bilbadino (Razz club).

Para noviembre, el 21, conviene conocer también la Fiesta de la Sardina, VOL VI, cuando cuatro dj de diferentes estilos pinchan en turnos de media hora. Y para futuras fechas, quedan dos clásicos del club: la Fiesta de la mujer barbuda, combo de petardeo y música actual, y la Fiesta silenciosa, en la que sólo con cascos inalámbricos puede escucharse la música.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios