Afán por la esmerada educación infantil

  • PsicólogaTitulada en Psicología, Isabel viajó hace tres años a Madrid para instruirse en una novedosa disciplina de educación primaria. Hoy dirige en Triana un centro especializado que imparte sesiones personalizadas

Andares no es una guardería ni un parvulario, pero sí es un centro dedicado a la atención de la primera infancia. Es diferente y único en Sevilla y toda Andalucía. Aquí los educadores emplean un método pedagógico innovador basado en el movimiento corporal y en los sentidos de los bebés y sus padres. Esta forma de trabajo fue ideada por la psicóloga Elisabeth Fodor, y su compañera de profesión Isabel Gallardo la implantó en Sevilla hace tres años. Andares trabaja con grupos reducidos y en horas que permitan la participación de los padres. Hay cuatro categorías divididas según la edad de los niños, desde pocos meses de edad hasta los tres años. Las clases fomentan el uso de la observación y la comprensión. Los ejercicios potencian las cualidades innatas de los peques. Los juegos ayudan a fortalecer su musculatura. Pequeños circuitos estimulan la psicomotrocidad y la música contribuye a desarrollar la creatividad. En este ambiente los padres interactúan con los hijos de forma continua. "Perseguimos varios objetivos, pero uno de los básicos y más gratificantes es el de la tolerancia", comenta Isabel. Este centro especializado permite ampliar a otras edades esta fórmula educativa. Pequeños de entre 3 y 7 años aprenden nuevas habilidades. Unidas a sus cualidades innatas, generan un niño capaz de resolver pequeñas dificultades, pues consiguen la autoestima necesaria para pensar y tomar decisiones por ellos mismos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios