El Alcázar restaura los tapices de Bacarisas

  • Los trabajos, que tienen un coste superior a 17.000 euros y podrán ser visitados, servirán para conservar unas obras encargadas por Alfonso XIII para la Exposición de 1929

Más de 17.000 euros se gastará el Ayuntamiento de Sevilla en la conservación de los tapices del pintor Bacarisas, expuestos en el Salón Gótico del Alcázar. Estos trabajos podrán ser contemplados por quienes visiten el palacio mudéjar hasta el verano. El resultado del proceso servirá de base para la futura restauración de todos los tapices de la estancia, bastante deteriorados debido a los efectos de la luz y la humedad que se acumula en esta zona.

Trabajo de ingeniería para bajar las dos sargas -así denominadas por el soporte de algodón que contienen- en un salón lleno de turistas. La primavera mantiene al alza el número de visitas en el Alcázar. Febrero se cerró con 94.000 entradas, un récord para este mes. Los integrantes de la empresa Artyco lo hacen todo con suma minuciosidad. Sobre la superficie en la que se enrollará el tapiz hay extendido un tejido blanco. El delegado de Cultura, Antonio Muñoz, y el alcaide del Alcázar, Bernardo Bueno, presencian la escena. La sarga desciende mediante un andamio colocado al efecto. El elemento que la sostenía a la pared era un rudimentario tablazón que los años han ido carcomiendo. El medio de agarre será otro de los elementos que se sustituirán tras la operación. Una vez en el suelo, los encargados enrollan la sarga mediante un objeto cilíndrico que sirve de base.

De aquí pasa a la Sala Cantarera, en la que será sometida a un trabajo de campo a través del cual se obtengan datos para una futura restauración. Esta labor podrán contemplarla todos los que visiten el Alcázar en estas fechas. Las explicaciones, junto a los técnicos, las aporta ahora el delegado de Cultura. "Este delicado proceso se realizará a quirófano abierto". No es la primera vez que los turistas pueden asistir a la restauración de los bienes del palacio mudéjar. Ya sucedió con la reciente actuación arqueológica en el semisótano del Palacio del Rey Don Pedro.

"Estamos alcanzando cifras históricas, por lo que queremos dar un trato exquisito a quienes nos visitan", destacó el delegado de Cultura, quien incidió en abrir el palacio mudéjar a los sevillanos de barrios alejados que no conocen el Alcázar. Las visitas a las labores de conservación se incluyen en un amplio programa conformado por actividades vinculadas a la música, la literatura y la jardinería dentro del recinto palaciego.

Los tapices a cuyo deterioro se pondrá ahora freno -su última reparación fue en los 90- los encargó Alfonso XIII al pintor Gustavo Bacarisas y Podestá, quien desarrolló buena parte de su carrera en Sevilla. Pese a que su estilo se puede encuadrar dentro del regionalismo de la época, fue el más cosmopolista y modernista de esa generación, como se aprecia en estas obras de reminiscencias renacentistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios