Altadis cierra hoy la fábrica de tabaco y deja sin uso 40.000 m2 junto al río

  • El Consistorio bloquea la recalificación terciaria y sólo permitirá empresas sin actividad comercial directa y oficinas de la administración pública · Un paseo fluvial y un centro de mayores, equipamientos previstos

Sevilla se sacude hoy 400 años de historia con el cierre definitivo de la fábrica de tabacos que la multinacional Altadis mantenía abierta en Los Remedios sin actividad productiva desde el pasado verano, ya que los últimos cigarrillos negros se fabricaron en septiembre. Desde entonces y hasta hoy mismo la plantilla que trabajaba en la planta hispalense se ha dedicado a tareas de limpieza, recogida de materiales y desmantelamiento de la maquinaria para preparar el envío de las piezas a otras factorías, entre ellas las de Cádiz y Alicante.

Una empresa menos y una incertidumbre más, ya que el uso futuro de los 40.000 metros cuadrados de suelo industrial quedará bloqueado por decisión de la corporación municipal de Sevilla a la espera de que la multinacional tabacalera decida mover pieza. Así lo confirmó ayer a este periódico el delegado de Urbanismo, Emilio Carrillo (PSOE), que se refirió al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) como salvaguarda para evitar que la tabacalera negocie con los terrenos con un fin meramente especulativo. La sospecha del "pelotazo urbanístico" está detrás de la decisión política que blindó tanto en el Plan General como en el Pleno los usos futuros de esos 40.000 metros de suelo a la orilla del Guadalquivir: Industrial singular. O lo que es lo mismo, el Ayuntamiento permitirá la instalación de industrias y empresas de un amplio ramo con una única limitación, que su actividad no devenga en uso comercial directo con el público. "Podrán instalarse desde empresas tecnológicas a sociedades centradas en servicios e incluso oficinas, aunque éstas, por las características de la reserva de suelo recogida por el PGOU sólo podrán estar ocupadas por organismos de la administración pública", reconoció Carrillo.

Precisamente el bloqueo a los usos residenciales y terciarios en una hipotética recalificación de los suelos de la planta ha sido el principal escollo en las negociaciones que hasta ahora han mantenido Ayuntamiento de Sevilla y Altadis, que ha rechazado una y otra vez la calificación de uso industrial singular. La construcción de viviendas, hoteles e incluso un complejo comercial quedan, de momento, fuera de juego, y ello pese a las "tensiones especulativas" denunciadas en su día por Carrillo que advertían del pulso que mantenía la multinacional para intentar "sacar tajada empresarial". No en vano, la tabacalera comenzó a recibir ofertas por la factoría en 1989, sobre todo a partir de una primera puja de 55 millones de euros efectuada por Hilton para reconvertir la planta en hotel. Con Altadis, pues, no pasará lo mismo que con Heineken o Abengoa, con las que sí se negoció el traslado de la actividad industrial dentro del término de la propia ciudad en un acuerdo global que permitió la recalificación de sus antiguas instalaciones para construir viviendas y equipamientos bajo la premisa de invertir las plusvalías en sus nuevas sedes. Carrillo recordó que, conscientes de que la actividad tabaquera no tenía viabilidad en la capital, se le planteó a la compañía hispano-francesa la opción de mantener el mismo nivel de empleo y de inversión en otras actividades productivas que la multinacional tiene en Sevilla, como por ejemplo empresas de servicios logísticos y de paquetería. La respuesta de la empresa fue negativa y la del Consistorio, de cerrazón a una recalificación con tintes especulativos.

Pese a que los usos futuros de la fábrica de tabacos están en punto muerto, Carrillo puntualizó que activará la recuperación de la franja de ribera del río ocupada actualmente por Altadis para incluirla en el proyecto de recuperación de las márgenes del Guadalquivir y rematar el paseo fluvial que el Ayuntamiento pretende extender desde el Puente del Cachorro hasta el de las Delicias, lo que incluye también ocupación del terreno de los tres clubes deportivos ubicados en Los Remedios.

La recuperación de la banda del río propiedad de Altadis se hará vía acuerdo con la propietaria o con un expediente de expropiación, y afectará a aproximadamente un 15 por ciento de la parcela industrial, o sea, unos 6.000 metros cuadrados.

También quedarán excluidos de uso industrial singular la zona de servidumbre en la que se levanta la Capilla y la sede de la Hermandad de Las Cigarreras. El delegado de Urbanismo avanzó que la zona anexa a estas dependencias se destinarán a equipamientos del distrito, en concreto a la construcción y creación de un centro de día para la Tercera Edad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios