Alud de quejas contra la encuesta sobre los profesores

  • Los docentes critican que, un año más, no se corrigen los vicios denunciados

Comentarios 19

Pese a que los últimos resultados de la encuesta de calidad docente dan un holgado notable (3,72 sobre 5) a los profesores de la Universidad de Sevilla, muchos de éstos no terminan de estar contentos con una práctica que, denuncian, no está bien ejecutada y, además, sirve para que algunos estudiantes se "venguen" de los más huesos o menos buenrollistas, según se mire.

El profesor de Ciencias del Trabajo y representante de CCOO en la Junta de Personal de la Hispalense, Rodrigo Fernández Carrión, se ha convertido en el líder de una revuelta cada vez menos silenciosa que deja claro, un año más, este malestar. Durante los dos últimos cursos, este profesor y sindicalista ha recibido un auténtico alud de correos que llegan desde las más diversas facultades y escuelas que componen la Universidad de Sevilla, desde el campus de Ramón y Cajal hasta el de Reina Mercedes o el de la Cartuja, entre otros. "Además, el clamor por los pasillos es tremendo. No paran de acercárseme profesores para denunciar la situación", indica Fernández Carrión.

En general los correos electrónicos denuncian una serie de vicios en la realización de las encuestas que son recurrentes y "nadie arregla". El primero de éstos es que las encuestas se inician en muchos casos cuando los alumnos apenas llevan unos días de clases, por lo que no pueden tener una idea clara de lo que están evaluando. Además critican que el número de encuestados suele ser reducido y que hay una "clara relación entre los resultados de la encuesta y los resultados de los exámenes de los estudiantes encuestados". Es decir, que, como dice Fernández Carrión, se usan para "ajustarle las cuentas al profesor". Con ironía, recuerda el caso de un más que prestigioso catedrático del que sus alumnos concluyen que "no domina suficientemente la materia" que imparte.

Por supuesto, los profesores también muestran su queja por las repercusiones económicas que pueden sufrir en sus salarios quienes tengan encuestas negativas durante, al menos, tres años de un quinquenio evaluable a efectos de los complementos retributivos nacionales o autonómicos ligados a méritos docentes, según se establece en el punto dos del artículo 73 del Reglamento General de Actividades Docentes de la Hispalense. Rodríguez Carrión calcula que la merma puede estar entre 300 y 600 euros. "Pero lo peor de todo es que el Rectorado no atiende nuestras quejas y los problemas se repiten un año tras otro", aclara el líder sindical.

Por su parte, fuentes oficiales de la Universidad de Sevilla señalaron que estas encuestas no "son el único baremo con el que se valora la labor de los profesores", ya que existen también los informes de cada departamento, de los inspectores y del propio profesor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios