Amenazas sobre la Torre de Don Fadrique

  • El autor, arquitecto municipal durante décadas, explica que el proyecto para hacer un bloque de viviendas junto a la torre medieval vulnera la protección que establece el PGOU

La Torre de Don Fadrique. La Torre de Don Fadrique.

La Torre de Don Fadrique.

Comentarios 3

Desde que en 1252 el infante Fadrique levantara su torre ésta ha dominado el paisaje de la zona norte de nuestra ciudad histórica. Siempre ha formado parte de los terrenos conventuales de Santa Clara, como parte de la herencia del infante. A finales del XIX, tras la Desamortización, la comunidad fue vendiendo los suelos de huertas y jardines que ocupaban el perímetro de la gran manzana de su cenobio y, a comienzos del siglo XX, negoció con el Ayuntamiento la venta del compás, de la Torre, de los jardines en torno a ella, así como la mitad de los dormitorios bajos y altos. De la restauración de la torre y la ordenación de los terrenos adquiridos se encarga el arquitecto municipal Juan Talavera y Heredia, así como de la construcción de algunos edificios industriales inmediatos. A él se debe, no sólo la restauración de la torre sino también el estanque que le sirve de reflejo y la recuperación del nivel original para el acceso. Pero también, y muy importante, el diseño de todas las medianeras que rodean estos jardines, en ladrillo visto, de corte regionalista.

También construyó Talavera las naves de un corral industrial, en la calle Santa Clara, medianero con los jardines por su costado oeste. Para no interferir con las vistas a la torre, y respetando su valor paisajístico, se edificaron con una sola planta, con la misma altura que la medianera regionalista que se ha citado. Es sobre este corral industrial, que hasta ahora ha mantenido los usos de almacén y talleres artesanales, que se plantea ahora una promoción inmobiliaria-especulativa que es la que supone la amenaza de la que se habla en el titular.

Actualmente se está tramitando en esta parcela un gran proyecto de 21 viviendas y sótano para garaje-aparcamiento en un edificio de nueva planta de tres plantas más ático, de 2.370 metros cuadrados construidos, adosado a la medianera-cerramiento de los Jardines de la Torre de Don Fadrique y con vista sobre ellos. Pasar de una vivienda unifamiliar y un corral industrial a nada menos que 21 viviendas nos parece una operación desmesurada en una zona donde predominan las viviendas unifamiliares y casas-patios tradicionales.

En la fotografía se puede ver en primer plano las naves de Juan Talavera, de una sola planta, su inmediatez con la torre e imaginar lo que supondría la aparición de un bloque de tres plantas más ático junto a la torre.

¿Y cómo es posible esto si disponemos de un planeamiento urbanístico que, en teoría, protege las tipologías tradicionales, las casas-patio, los corrales industriales, las actividades artesanales, etcétera? Así al menos se proclama en el Plan General de 2006, en sus Directrices y en su Memoria. Parece que no siempre es así.

El régimen urbanístico de aplicación en esta parcela es el del Plan Especial de Protección del Sector 9 San Lorenzo-San Vicente, aprobado definitivamente el 28 de diciembre de 2000 y del subsector UA-C-1 Torre de Don Fadrique, que lo desarrolla detalladamente en sus artículos 20 a 23 estableciendo, entre otros aspectos, que "la altura de la edificación será de una planta con un máximo de seis metros con veinte centímetros", que "la edificabilidad no podrá sobrepasar en ningún caso la cantidad de 1.100 metros cuadrados de techo construido" y que "la ocupación máxima de la parcela cuando se destine a uso residencial será del 20% de la parcela". Este Plan Especial de Protección está hoy plenamente vigente como recoge expresamente el PGOU en su artículo 10.2.3 y ratificado por la propia Gerencia de Urbanismo en su Nota Aclaratoria del 8 de marzo de 2016.

Sin embargo, el poco minucioso redactor del PGOU, ignorando todas estas circunstancias, ha grafiado esta parcela en su plano 12-12 (de escala muy general y poco detallado) con una calificación de Centro Histórico y tres plantas más ático de altura, sin más detalles. Claramente se trata de un error gráfico pues no recoge el auténtico régimen urbanístico de aplicación que hemos transcrito.

Todas estas circunstancias fueron puestas en conocimiento de la Gerencia de Urbanismo, por parte de Adepa, el 13 de febrero de 2017, con un extenso documento de 11 folios y abundante documentación jurídica, urbanística, gráfica y planimétrica, solicitando la corrección de este grave error detectado. No se ha tenido respuesta. La licencia no se ha concedido aún. Estamos a tiempo de evitar un nuevo atentado contra nuestro patrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios