El 'Antiquarium' se hace comprensible

  • La exposición 'Roma quanta fuit' consigue convertir el espacio en un viaje por el pasado asequible para cualquier ciudadano

Comentarios 9

La ansiedad electoral del anterior gobierno municipal forzó una inauguración apresurada de la cripta arqueológica del Metropol Parasol, bautizada como Antiquarium. Hasta ahora, el visitante podía contemplar un espacio singular en el que se mezclaban ruinas y arquitectura moderna, pero que apenas conseguía informar sobre su rico contenido y significación arqueológica e histórica. Ausencia de señalética, tableros digitales que no funcionaban, vitrinas vacías llenas de mosquitos muertos... Todas estas carencias impedían apreciar la importancia del lugar.

Ahora, siete meses después, todo ha cambiado con la inauguración de la exposición Roma quanta fuit, que reconvierte al espacio no sólo es un lugar curioso y hermoso, sino comprensible para cualquier ciudadano. La fórmula de la transformación ha sido sencilla: colocación de letreros para que el visitante sepa lo que está viendo, exposición en las vitrinas de piezas muy bien escogidas que le ilustran sobre los más diversos aspectos de la vida entre los siglos I y XIII, tableros digitales que funcionan y que, además del español, incorporan el inglés y el italiano (al fin y al cabo son los turistas los que pagan 2 euros por entrar). Los responsables: Fernando Amores, arqueólogo de la Encarnación durante las obras y comisario de la exposición, y la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, responsable política que se comprometió en su día a dotar cuanto antes al Antiquarium de un discurso. El mismo alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, quiso ayer dar importancia al nuevo Antiquarium asistiendo a la inauguración en un día en que su agenda estaba centrada en la final de la Copa Davis. "Roma está latente en sus ruinas", dijo un poético alcalde que también reconoció que al espacio "le faltaba una explicación, y si no se explica no se entiende".

Sólo queda una duda. Las piezas de la exposición, en su gran mayoría procedentes de las excavaciones que se desarrollaron en la Encarnación durante las obras de las setas, son por ley propiedad de la Junta de Andalucía, que las tiene depositadas en el Museo Arqueológico, tal como explicó Fernando Amores. Según el acuerdo alcanzado, la muestra finaliza el 2 de junio, fecha en la que teóricamente deberían retornar a su legítimo dueño, lo que supondría que el Antiquarium sufriría de nuevo una merma importante. Sin embargo, según confirmó ayer Sánchez Estrella, existe la voluntad de negociar con la Junta una cesión permanente de unas piezas que no son imprescindibles para un museo como el Arqueológico de la ciudad de Sevilla.

El visitante que acuda partir de hoy al Antiquarium se encontrará con casi 90 piezas distribuidas en vitrinas en las que se explican cuestiones tan diversas como la industria, los ritos funerarios o los gustos estéticos de romanos (los más representados), musulmanes y cristianos. Por ejemplo, se puede ver una vitrina dedicada a la elaboración del vidrio, con sus rotundos morteros de granito o piedra caliza en los que se molían los lingotes de este material que llegaban de Alejandría; también un expositor con una hermosa Herma de Alejandro (pequeña escultura de uso particular) o la cabeza de un sevillano del siglo III que quiso representarse como el filósofo griego Crisipo, maestro de la Lógica. También es interesante el capitel "de acanto espinoso" mostrado en una de las vitrinas, "una auténtica rareza en Hispania", según Fernando Amores. Para los amantes de las truculencias, se expone el esqueleto de un bebé enterrado en una vasija, una costumbre paleocristiana de los siglos V y VI.

El visitante puede tropezarse de repente también con una losa de piedra en la que está grabada un juego muy parecido al trincarro contemporáneo o contemplar mosaicos de una factura importante como el llamado de los pájaros, el de la ninfa Amymone o el de la Casa de los Dameros. Por cierto, que aún quedan 18 mosaicos en distintos estados de conservación que no han podido ser vistos por el público en general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios