Arrancan las obras del nuevo Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla

  • La ampliación de Fibes, idea del año 2000, deja de ser un proyecto · El alcalde y el consejero de Turismo de la Junta presidieron ayer el acto de colocación de la primera piedra

Comentarios 1

El de ayer fue un gran día para el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, que no ocultó en ningún momento su satisfacción por presidir el acto de colocación de la primera piedra del que será el nuevo palacio de congresos de Sevilla. Y es que, por fin, parece echar a andar un proyecto que arrancó en el año 2000 y que se ha ido aplazando año tras año. ¿Por qué? porque el regidor de la ciudad optó por la propuesta del prestigioso arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra, un edificio emblemático que requería una inversión superior a la inicialmente prevista por el Consorcio de Fibes. Ahora, una vez lograda la financiación necesaria, habrá que esperar a ver cómo evolucionan las obras. El objetivo del gobierno local es que el nuevo plenario, preparado para albergar hasta 5.000 personas, esté operativo en la primavera del año 2010. Comienza, por tanto, la cuenta atrás para esta apuesta por el turismo de negocios en la ciudad.

Nadie quiso faltar al acto de ayer, que se celebró en la explanada sobre la que se levantará el nuevo complejo. Nadie excepto el presidente de la Diputación de Sevilla, que fue el gran ausente. Entre los rostros conocidos, los presidentes de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), Antonio Galadí; y de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero; así como representantes de las empresas adjudicatarias de la obra y autoridades. Pero el alcalde estuvo en todo momento respaldado por el consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Sergio Moreno, quien manifestó su satisfacción por el proyecto y recordó que la aportación de la Junta al mismo alcanzará los 16,8 millones de euros.

Según Moreno, los 138.000 metros cuadrados de parcela y 40.000 de edificabilidad de Fibes que se inauguraron en el año 1989 "se han quedado pequeños porque, afortunadamente, la demanda ha crecido". El consejero justificó la apuesta económica de la Administración autonómica con datos: "En la próxima década se prevé que el turismo de negocios crecerá un 77 por ciento en el mundo, un 42 por ciento en Europa y hasta un 80 por ciento en España". Moreno destacó, asimismo, que el gasto medio diario del turista de este segmento es de 87 euros, frente a los 53 de media en general, y que Andalucía es el tercer destino de España en turismo de reuniones y congresos. "Fibes figura entre los mejores recintos de España, y con la ampliación se convertirá en unos de los palacios de referencia en Europa", detalló. Y un motivo más para defender el apoyo de la Junta al proyecto: "este nuevo equipamiento bajará la estacionalidad del sector turístico, dado que el segmento de negocios viaja durante todo el año y repite".

El alcalde de Sevilla quiso olvidar todas las trabas que ha sufrido su ansiado proyecto. Incluso la oposición que manifestó su socio de gobierno (IU) -Rodrigo Torrijos acompañó ayer al regidor-, que finalmente respaldó la iniciativa con la condición de que la empresa pública de la vivienda (Emvisesa) no cargara con el crédito que tendrá que solicitar el Ayuntamiento -un máximo de 14 millones de euros-.

También quiso justificar los retrasos en la obra: "Cuando se celebró el concurso -en el verano de 2003-, si nos hubiésemos conformado con cualquier cosa, el nuevo recinto ya estaría terminado. Porque había proyectos más baratos, más simples y más abarcables con el dinero que teníamos en aquel momento. Pero pensamos que Sevilla se merecía algo mejor, una iniciativa a la altura de la ciudad, y nos enamoramos del proyecto de Vázquez Consuegra, que era el más costoso", manifestó. Sánchez Monteseirín recordó también que el Consorcio de Fibes -integrado por Ayuntamiento y Diputación- había intentado financiar el proyecto "por diversos caminos" y señaló que se acudió a la iniciativa privada, "pero no pudo ser".

El primer concurso quedó desierto en mayo de 2005 porque las empresas no vieron viable el proyecto; y en el segundo sí hubo una constructora interesada, Sacyr, pero el Consistorio la rechazó argumentando que la empresa pedía más edificabilidad. Ya antes, el Ayuntamiento había planteado la posibilidad de que fuese Emvisesa la sociedad que abordase la ampliación. "Una empresa que no sólo construye viviendas, sino que hace ciudad, porque construye centros sociales, de salud, etcétera", defendió ayer el regidor.

Pero si contento estaba el alcalde de la ciudad, más ilusionado si cabe se mostró el padre de la criatura. Guillermo Vázquez Consuegra fue el encargado de comentar los detalles de su proyecto, cuyas obras fueron licitadas por 80,5 millones de euros y adjudicadas a la UTE Rus, Acciona y Abengoa por 66,12 millones. El arquitecto sevillano hizo especial hincapié en la pasarela acristalada que unirá el recinto actual de Fibes con el complejo que se levantará en la parcela colindante, ya que, como indicó, se trata de construir un edificio autónomo pero que se perciba al mismo tiempo como un recinto subordinado al edificio anfitrión. La construcción se plantea, por tanto, como un edificio en forma de ele que, a modo de puente, apoyará sus brazos en cada una de las dos parcelas.

La pasarela será un lugar de encuentro que podrá acoger exposiciones y desembocará en los nuevos espacios: el recinto para congresos, con capacidad para 3.500 personas -ampliable a 5.000-, un gran espacio para la restauración con capacidad para 3.000 personas y otro para salas multiusos. Además, el complejo contará con 803 plazas de aparcamiento para automóviles y 78 para bicicletas, todas ellas subterráneas y distribuidas en cinco plantas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios