Arte en la feria como trasunto de cada época

  • Nicolás Salas abre el ciclo de conferencias de la Academia de Santa Isabel de Hungría denunciando el tabú del tipismo

El periodista y escritor Nicolás Salas pronunció ayer la conferencia Las Bellas Artes en la Feria de Abril de Sevilla, primera de las tres de un ciclo que, como suele hacer la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, según explicó su presidenta, Isabel de León Borrero, marquesa de Méritos, dedica a distintas épocas significativas del año, en este caso la Feria de Abril de Sevilla.

Se trató de una charla audiovisual celebrada en el magnífico escenario de la Casa de los Pinelo, en un ambiente distendido y casi familiar en el que destacó la asistencia de la duquesa de Alba, "Cayetana de Sevilla", según dijo Nicolás Salas, quien le dedicó un cálido saludo al comienzo de su intervención, que desde el principio estuvo abierta a la participación de los presentes.

Los objetivos de Nicolás Salas con esta primera conferencia eran denunciar los tabúes sobre el tipismo del ferial, que a juicio del autor es una desinformación que se repite en cada generación coincidiendo con los proyectos de traslado del recinto ferial. Y al mismo tiempo, demostrar que el proyectado traslado al sector del Charco de la Pava es un error urbano por causa de los problemas de accesos. Asimismo Salas defiende que el enclave idóneo es parte de la dehesa de Tablada, con accesos por los cuatro puntos cardinales.

En esta conferencia inicial, el autor dedicó más de un centenar de estampas a demostrar que tanto las portadas como las casetas del ferial abrileño, han sido siempre trasunto de cada época. Otros asuntos enunciados y pendientes de futuras conferencias, fueron los carteles anunciadores de los festejos de primavera, los trajes femeninos y masculinos, los carruajes y atalajes, la música, el cante y el baile, y por último el alumbrado.

Nicolás Salas defiende la idea ya contenida en su libro histórico sobre la Feria, que fue premio Ciudad de Sevilla en 1973, donde planteó cinco ciclos básicos del desarrollo del ferial. El primero, entre 1847 y 1869, cuando nació el espíritu imperecedero del ferial; el segundo, entre 1870 y 1909, cuando se produjeron las primeras contradicciones sobre el tipismo; el tercero (1910-1939), cuando los cambios sociológicos volvieron a cambiar el tipismo; el cuarto (1940-1972), cuando se reinventa el tipismo, y por último el quinto ciclo (1973-2008), cuando el traslado del recinto demuestra lo infundado de los prejuicios sobre la pérdida del tipismo.

Para Salas no hay la menor duda de que la Feria la viven los sevillanos de cada época de acuerdo con su idiosincrasia temporal, manteniendo las raíces básicas, pero adaptándolas a las nuevas circunstancias sociológicas. Y puso como ejemplos incuestionables la evolución de los vestidos femeninos y masculinos, los cambios en los horarios del paseo de caballo y las músicas. De manera que la Feria actual es esencialmente la misma en sus raíces que las del siglo XIX, pero distinta en sus formas etnográficas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios