Sevilla

Avances en la lucha contra la esclerosis múltiple

  • Científicos sevillanos han estudiado con éxito la enzima cuya inhibición evitaría la progresión de la enfermedad

Comentarios 2

Los investigadores Guillermo Izquierdo y Miguel Lucas, del Hospital Universitario Virgen Macarena, han participado con la Universidad de Harvard en Boston en un trabajo que desvela un mecanismo molecular en la progresión de la esclerosis múltiple. Los resultados de la investigación, que se publican en la edición digital de la revista Nature Immunology, podrían abrir la vía a nuevos tratamientos para la enfermedad. La investigación ha demostrado que si se inhibe una enzima (tipo de proteína) llamada PARP-1 se podría evitar la fase de progresión de la esclerosis múltiple, una enfermedad neurodegenerativa que afecta a unas 40.000 personas en España en la actualidad.

Esta enfermedad, de la que aún no se conocen las causas, tiene dos fases: una primera inflamatoria en la que los pacientes tienen brotes de los que se pueden recuperar, y una segunda en la que la dolencia va progresando y el afectado puede perder fuerza en una pierna de manera progresiva. Para la primera fase no existen actualmente tratamientos, no así para la segunda, según ha explicado Izquierdo.

Para llegar a sus conclusiones, los científicos han constatado en primer lugar que los pacientes con padecimiento de esclerosis múltiple tienen dos derivados del colesterol (el 15-HC y el 7KC). Esta constatación se ha hecho a nivel clínico, gracias a las muestras de suero de 51 pacientes (bien seleccionados y clasificados según su evolución clínica) enviadas por los investigadores sevillanos a Harvard, y en ratones.

Izquierdo ha detallado que, una vez descubierta la relación de estos dos derivados del colesterol con esta enfermedad, el equipo ha encontrado que la enzima PARP-1 "estaría en un mecanismo que activaría" precisamente algunos de estos derivados del colesterol. "De alguna manera, activando la microglia (célula del sistema nervioso central), probablemente esto pondría en marcha una combustión lenta de la cual los pacientes no se recuperarían bien, sino que irían progresando" hacia una etapa irreversible de la enfermedad. En este trabajo se ha probado que "inhibiendo la enzima PARP-1 del modelo experimental en ratones no se produce la fase degenerativa de la esclerosis múltiple". Si esto se confirma clínicamente, "se abriría una vía, de las muchas que podrían existir, para combatir esta enfermedad y sobre todo la fase progresiva de la misma", según explico el mismo científico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios