El Ayuntamiento asegura que "habrá soluciones" para Mercasevilla

  • Castreño garantiza el futuro de la empresa y destaca que cuenta con "una tesorería que ronda los dos millones de euros para sobrevivir por un tiempo prolongado".

Después de que la junta de accionistas de Mercasevilla rechazase la ampliación de capital de 5,4 millones de euros planeada ante la sentencia que condena a la sociedad a pagar más de once millones de euros a la constructora Sando, la presidenta de la empresa, la concejal socialista Carmen Castreño, ha asegurado que "habrá soluciones para continuar con Mercasevilla si Mercasa no cambia de opinión". 

En declaraciones a los medios de comunicación después de que Mercasevilla haya acordado solicitar el concurso voluntario de acreedores al no prosperar la ampliación de capital, pues la sociedad estatal Mercasa ha votado en contra en el seno de la junta general de accionistas, Castreño ha lanzado de nuevo un "mensaje de tranquilidad". 

Y es que la empresa cuenta con "una tesorería importante que ronda los dos millones de euros, para sobrevivir por un tiempo prolongado pagando las actividades, el personal y a los proveedores". Además, ha manifestado la "inequívoca voluntad del Ayuntamiento para mantener a Mercasevilla". Y ante el "descuelgue" de Mercasa, que ostenta algo más del 48 por ciento del capital social, de la citada ampliación de capital, Castreño asegura que "hay soluciones para continuar con Mercasevilla si Mercasa no cambia de opinión". 

"Iremos cubriendo otra hoja ruta si Mercasa no cambia de criterio", expone Castreño, quien detalla que, de todos modos, en 2021 expirará la concesión administrativa de la que goza Mercasevilla para gestionar y explotar el mercado central de abastos y ya "había que articular una idea de futuro y hacerlo pronto". 

Después de la junta de accionistas de Mercasevilla haya rechazado la ampliación de capital por más de 5,4 millones de euros planeada ante la sentencia que condena a la sociedad a pagar más de once millones de euros a la empresa constructora Sando, el consejo de administración del mercado central ha aprobado por unanimidad las cuentas de 2015, saldadas con pérdidas por valor de 5,7 millones de euros, y solicitar el concurso de acreedores.

Las cuentas de Mercasevilla relativas a 2015 arrojan pérdidas por 5.753.109 euros, después de que las de 2014 se saldasen con un resultado positivo de 17.456 euros, pesando sobre las actuales cuentas 5.965.232 euros en concepto de "gastos excepcionales" relacionados en principio con el dinero aprovisionado para hacer frente a la citada sentencia, que constituye una verdadera losa económica para esta entidad participada mayoritariamente por el Ayuntamiento hispalense y Mercasa y por un porcentaje ínfimo por los mayoristas de fruta, verduras y hortalizas. 

Después de ser aprobadas por unanimidad las cuentas de 2015, el consejo de administración de Mercasevilla ha aprobado también por unanimidad solicitar a los juzgados de lo Mercantil la declaración del concurso voluntario de acreedores, extremo derivado del fracaso de la mencionada ampliación de capital, pues la sociedad estatal Mercasa, que posee el 48 por ciento del capital de la empresa, ha votado en contra de esta operación que para su aprobación necesitaba el respaldo de la mayoría cualificada de la junta general de accionistas. 

Sobre todo este asunto, como se ha informado, pesa la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla que condena a Mercasevilla a abonar a la empresa constructora Sando unos 8,9 millones de euros. La empresa constructora, en concreto, demandó al mercado central de abastos por no poder explotar unas parcelas que le fueron adjudicadas al no contar las mismas con acometidas eléctricas. Dado que los intereses de demora sumarían más de 1,5 millones de euros, la cuantía a abonar a Sando se elevaría a más de once millones de euros, según el propio Ayuntamiento, socio mayoritario de Mercasevilla.

Aunque la empresa decidió recurrir ante el Tribunal Supremo (TS) la mencionada sentencia, emprendió en paralelo una ampliación de capital para afrontar las consecuencias de la citada resolución judicial e impedir que la sociedad incurriese en una hipotética causa de disolución. A tal efecto, el pasado mes de noviembre arrancaba en el Ayuntamiento hispalense, principal accionista de la empresa, una modificación presupuestaria por importe de 5.392.998 euros, al objeto de inyectar dicha cuantía a Mercasevilla, con idea de que la sociedad estatal Mercasa aportase el resto del montante. 

Pero en el marco de esta operación, y según informaban fuentes municipales, la compañía constructora Sando solicitó la ejecución provisional de la citada sentencia, lo que podía derivar en "embargos" sobre las cuentas y el patrimonio de la sociedad mixta. Dado el caso, y "como medida de protección", el consejo de administración de Mercasevilla acordó por unanimidad solicitar el preconcurso de acreedores, a la espera de que concluyese plenamente la operación de ampliación de capital ya descrita y que mediase "un acuerdo en torno a la fórmula de pago" de la sentencia en cuestión. 

No obstante, como se ha señalado la operación de ampliación de capital no ha prosperado y Mercasevilla ha optado por solicitar el concurso voluntario de acreedores.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios