El Ayuntamiento duplicará el gasto para la vigilancia de los jardines

  • Se invertirán 400.000 euros en prevenir el vandalismo

  • Sale a licitación el proyecto para reparar los daños en los Jardines de Murillo

Los turistas pasan ante una de las fuentes destrozadas de los Jardines de Murillo. Los turistas pasan ante una de las fuentes destrozadas de los Jardines de Murillo.

Los turistas pasan ante una de las fuentes destrozadas de los Jardines de Murillo. / antonio pizarro

Comentarios 3

De 200.000 a 400.000 euros. La partida destinada a la vigilancia de los parques y jardines de Sevillla se duplicará con el fin de reducir los actos vandálicos que sufren las zonas verdes históricas de la ciudad. El último episodio se vivió la tarde del pasado martes, cuando apareció destrozada una fuente de los Jardines de Murillo, un acto que se suma al ocurrido hace pocos días en la balaustrada de la Plaza de España.

Actualmente, la partida destinada a la vigilancia de estos recintos ronda los 200.000 euros. Ante los últimos acontecimientos, el gobierno de Espadas ha decidido aumentar dicho presupuesto el doble, con el fin de incrementar la seguridad en los parques históricos. Fuentes municipales han indicado que se está redactando un pliego para duplicar el coste, un dinero que procede de la partida contemplada en las cuentas municipales de este año para Parques y Jardines, que se ha visto incrementada respecto al pasado ejercicio.

La intervención en los Jardines de Murillo se licita por más de 110.000 euros

Por otro lado, el Ayuntamiento cuenta ya con una propuesta de reparación del Paseo de Catalina de Ribera y los Jardines de Murillo. Esta intervención supone un coste de 117.114,64 euros. La arquitecto que elaboró este proyecto, Inmaculada de Oya Dale, junto con el arquitecto técnico José Manuel Díaz Jiménez, realizaron un informe del estado actual de los elementos decorativos que integran este recinto. Ambos profesionales inciden en los deterioros ocasionados en las piezas cerámicas tanto por el uso y el paso del tiempo como por los actos vandálicos, "los cuales dan lugar a mayores destrozos, y como consecuencia, las labores de reparación son de mayor envergadura".

Para estos trabajos se propone la reparación de los desperfectos en los revestimientos de las piezas cerámicas, en bancos, muretes, fuentes, jarrones, capiteles, arcos y cadenas metálicas. Se plantea también la instalación de la "recirculación" de las fuentes instaladas en las glorietas de los Jardines de Murillo, así como la reparación de la pavimentación de los caminos de albero -muy deteriorados "ya que precisarían de un mantenimiento continuo"- y la restauración del mural de la glorieta de García Ramos. El proyecto ya se encuentra licitado y cuenta con el visto bueno de la Jefa de Servicio de Parques y Jardines, Teresa Ojeda.

Los Jardines de Murillo y el Paseo de Catalina de Ribera son, junto al Parque de María Luisa, los enclaves más perjudicados por el vandalismo, una situación que se explica por el elevado número de elementos cerámicos que poseen. La fragilidad del material propicia que sean un blanco fácil para quienes se divierten con el ataque al patrimonio público. Ejemplo claro fue lo sucedido el martes con una de las fuentes de los Jardines de Murillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios