El Ayuntamiento reiniciará las catas en la cripta del Patio de Banderas

  • El gobierno local anunció en su día la recuperación turística de la antigua basílica, donde, según los expertos, pudo ser inhumado el arzobispo San Isidoro de Sevilla

La cripta arqueológica que descansa bajo el Patio de Banderas, donde el 1971 el arqueólogo Manuel Bendala Galán descubrió una basílica paleocristiana, será probablemente objeto de nuevas intervenciones arqueológicas debido a la "gran riqueza" patrimonial que atesora el subsuelo de esta plaza, según informaron a Europa Press el alcaide del Real Alcázar y su director conservador, Antonio Rodríguez Galindo y José María Cabeza, respectivamente.

Después de que el concejal de Urbanismo, Emilio Carrillo, anunciara en su día la intención del gobierno municipal de estudiar la recuperación turística de esta cripta que guarda en sus entrañas una antigua basílica paleocristiana en la que, según los expertos, pudo haber sido inhumado en su día el erudito y arzobispo San Isidoro de Sevilla, ambos responsables del Real Alcázar de Sevilla vincularon el destino del recinto arqueológico al desarrollo futuro del Plan Especial de Protección del Sector 6 del Conjunto Histórico de Sevilla: Real Alcázar.

El alcaide del Real Alcázar y el director conservador reconocen la "gran riqueza" que oculta esta cripta que posteriormente fue investigada también por el arqueólogo Miguel Ángel Tabales y muestran su total disposición a "continuar esas investigaciones" una vez que el citado plan especial de protección haya estipulado los preceptos de protección y conservación que deben regir sobre todo el entorno urbano que rodea a los Reales Alcázares de Sevilla, declarados Patrimonio de la Humanidad.

El arqueólogo que dirigió las excavaciones que en 1971 sacaron a la superficie estos vestigios, Manuel Bendala Galán, calificó en su momento como "muy interesante" la iniciativa del Ayuntamiento de Sevilla de abrir al público la citada cripta, aunque advirtió de que el recinto requiere un "gran esfuerzo de adaptación y musealización" porque su interpretación "no es fácil" para las personas no doctas en la materia. El mencionado arqueólogo, ahora profesor del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid (UMA), opinó entonces que sería "una buena idea" la apertura al público de forma general o restringida la cripta arqueológica que oculta su enchinado suelo.

El arqueólogo recordó así que el hallazgo, una antigua basílica paleocristiana del siglo VI después de Cristo, supuso un descubrimiento "muy interesante", con lo que apostó por su "incorporación" al patrimonio histórico local y su apertura al público.

El experto precisó que a la cripta se accede a través de una trampilla y el recinto en sí está habilitado sólo para su "conservación" y examen por escasas personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios