laboral

El descenso del paro se frena

  • CCOO advierte de que se tardarán siete años en llegar a los niveles de empleo de antes de la crisis

Un obrero de la construcción durante su jornada laboral Un obrero de la construcción durante su jornada laboral

Un obrero de la construcción durante su jornada laboral

El paro en Sevilla continúa bajando pero no al ritmo esperado, y la precariedad laboral y los contratos temporales se asientan en la provincia. Así lo advirtió ayer el secretario general de CCOO de Sevilla, Alfonso Vidán, durante un análisis de la situación laboral y socioeconómica de la provincia y la gestión del gobierno del socialista Juan Espadas como alcalde de Sevilla.

Según datos de la encuesta de población activa (EPA), en el segundo trimestre de 2017, la provincia registró 229.400 personas en paro, sólo unas 21.600 menos que en el mismo periodo del año pasado. En Sevilla capital, son 74.000 parados, sólo 4.000 menos que en 2016. "Es un descenso raquítico", señaló Vidán. "Se está produciendo una desaceleración en la bajada del desempleo".

El sindicato advierte de que, al ritmo actual, Sevilla "tardará siete años en llegar a los niveles de empleo que tenía antes del inicio de la crisis". "Esto no es nuevo, hace dos años dije lo mismo, lo que significa que el cambio no se está produciendo", subrayó Vidán, que lamentó que "el 42% de los desempleados en la provincia ya no tiene derecho a ningún tipo de prestación".

El sindicalista afirmó que este estancamiento en la recuperación económica no sólo se refleja en los datos cuantitativos, sino también cualitativamente. La "brecha de género" ha crecido un 0,7% durante los últimos 12 meses y la tasa de desempleo de las mujeres ya es "9,95 puntos superior a la de los hombres". Además, según el Servicio Público de Empleo (SEPE), el 95,41% de los contratos firmados en el mes de agosto en la provincia de Sevilla fueron temporales, y el 22,4% del total de este tipo de contratos "tuvieron una duración igual o inferior a una semana", destacó Vidán.

La hostelería es la actividad económica que más empleo genera en Sevilla, seguida por la agricultura y la ganadería, la construcción, las actividades administrativas y la industria manufacturera. Sin embargo, a pesar de "los numerosos mensajes que dicen que la crisis ha quedado atrás", casi la mitad de los trabajadores sevillanos, el 44%, gana igual o menos que el salario mínimo interprofesional (SMI) y cerca el 30% de los asalariados no llega a los 2.000 euros al año. Pero el colectivo que más ha visto recortada su nómina ha sido el de la clase media.

Esta precariedad y la falta de control produce, en opinión de Alfonso Vidán, un "aumento escandaloso" de la siniestralidad laboral. En los primero siete meses del año han perdido la vida 13 trabajadores, tres más que el año pasado, "cuando la situación ya se calificó como grave". Los sectores con mayor incremento de accidentes laborales son la agricultura (24%) y la construcción (23%).

Vidán también analizó el tejido empresarial de la provincia. En Sevilla existen en la actualidad 115.935 empresas, 2.279 más que en 2016. Más de la mitad de estos negocios, el 54,5%, no tienen asalariados, es decir "son autónomos o trabajadores disfrazados de falsos autónomos", advirtió Vidán. "El 92% de las empresas de la provincia tiene menos de cinco trabajadores. No existe un músculo económico".

El secretario general de CCOO de Sevilla recordó también que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017 supusieron un descenso del 34% de inversión provincial en Sevilla con respecto a 2016. "Una ridícula inversión de 292 millones que se tradujo en 114 euros por habitantes, es decir, 71 euros por habitante menos que la media estatal". Esta "discriminación" colocó a Sevilla en el puesto número 46 entre las 52 provincias del Estado, nueve puestos por debajo que en 2016.

Respecto al gobierno local de Juan Espadas, que ya ha superado el ecuador de su mandato, Vidán considera que "no está respondiendo a las expectativas que generó ni a las necesidades de una ciudad que se encuentra en una grave situación". "Sevilla carece todavía de un proyecto compartido de ciudad", afirmó el sindicalista, que cree que Espadas "está dejando el empleo en la ciudad a merced del boom turístico, sin exigir a los empresarios garantías de creación de puestos de trabajo o un mínimo de calidad en la contratación".

En el plano urbanístico, CCOO opina que la política del socialista Juan Espadas "no se diferencia mucho" de la de su antecesor en la Alcaldía, el popular Juan Ignacio Zoido, pues "seguimos asistiendo a subastas de operaciones urbanísticas y a la dejadez y la falta de iniciativa en lugares tan significativos como la antigua fábrica de Altadis".

Vidán se opone, por otro lado, a la bajada del 3% planteada para 2018 en el impuesto de bienes inmuebles (IBI), un acuerdo del gobierno local socialista y Ciudadanos para la aprobación de los vigentes presupuestos municipales. A su juicio, se trata de una medida que acabará repercutiendo en "los sectores más desfavorecidos de la ciudad", al ser posiblemente compensada con incrementos en las tasas del agua o la basura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios