Sevilla

"La Cabalgata está al 50% de lo que yo quiero"

  • El saltereño Jesús Corral Zambruno es el director artístico del desfile desde hace seis años

Comentarios 2

"Hace seis años cuando cogí la dirección artística intenté dar un giro y volver a la Cabalgata que desde niño siempre veíamos". Jesús Corral Zambruno se refiere a la luz, el brillo o el color, pero llevados a nuestro tiempo. Su filosofía al mando de la dirección artística la toma como un proceso hacia la idea que tiene en su cabeza y que "está al 50% de lo que yo quiero".

La ambición por mejorar año a año las carrozas es el principal motor que mueve a Jesús y su equipo en la nave que el Ateneo tiene en el barrio del Porvenir. Allí, desde el 1 de julio se trabaja hasta pocas horas antes de la salida para que todo esté preparado en la mágica tarde del 5 de enero. "El mejor momento es pensar qué voy a hacer nuevo para el próximo año y el peor cuando me dicen qué no puedo hacer por tiempo o dinero", afirma este delineante industrial de 42 años que dio el salto de la Cabalgata de Salteras, su localidad natal, a la de Sevilla, donde está desarrollando su faceta más artística.

Las alegrías que le ha traído el nombramiento han sido muchas, pero este año espera sacarse la espina por el incidente ocurrido en la salida de la Cabalgata pasada, cuando una cámara de televisión derribó al Rey del Bosque. Una figura que coronaba una de las carrozas y que cayó al suelo junto a la reja del Rectorado. "Fue muy desagradable porque al principio pensaba que se había caído por sí sola", explica su diseñador. Este año tendrá una segunda oportunidad.

Corral, que nunca ha salido en estos seis creativos años, revela que de hacerlo sería como Gran Visir y que su lugar favorito para verla como público es la calle Asunción porque esta "se vuelca" y "se viene arriba" cuando llega la Estrella de la Ilusión. Precisamente esta primera carroza es su preferida y es consciente de su importancia al abrir el cortejo. Por ello, se ha esmerado en estas últimas ediciones en que sea lo más espectacular posible.

La Cabalgata la vive de una forma diferente, pues se convierte en un día de estrés y trabajo en su preocupación porque todo salga bien. Aún así, reconoce disfrutar viendo las caras de las familias comentando los detalles de sus creaciones y también cuenta su deseo que año tras año pide a los Reyes Magos: "que los niños de hoy no pierdan la ilusión por la fantasía y que siempre sigan creyendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios