Cae una banda que atracaba bares y salones de juego en la Macarena

  • La Policía Nacional arresta a tres jóvenes de entre 18 y 20 años y vecinos del Polígono Norte que irrumpían con escopetas y pistolas en los locales y destrozaban con mazas las cajas y las tragaperras

La Policía Nacional ha desmantelado una banda de atracadores especializada en desvalijar bares y salones de juegos que operaba generalmente en la zona de la Macarena. Los delincuentes utilizaban pistolas, escopetas y hasta un subfusil para robar el dinero de los establecimientos comerciales que atracaban y no dudaban en emplear la violencia físcia contra los empleados en caso de que éstos ofrecieran resistencia.

La banda estaba compuesta por tres jóvenes de entre 18 y 20 años vecinos del Polígono Norte. Los tres detenidos son Jonathan L. M., de 18 años, con dos detenciones anteriores por robo, la última en agosto; Raúl A. M., de 19, con otros dos arrestos en su historial por delitos violentos; y Francisco Javier J. C., de 20, también con dos detenciones, una de ellas del pasado octubre, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía en un comunicado. El Grupo de Atracos de Sevilla les imputa de momento la autoría de cuatro delitos a mano armada entre julio y noviembre cometidos en un locutorio, un bar y dos salones de juego. El número de atracos podría ser mucho mayor a medida que avancen las investigaciones en los próximos días.

El modus operandi de estos delincuentes era siempre muy parecido. Cada uno de los tres integrantes de la banda tenía un rol claramente delimitado. Contaban con mucha información previa sobre los locales que atracaban, a los que solían acudir como clientes para conocer los horarios de apertura y cierre y dónde estaban situadas las máquinas tragaperras y las cajas registradoras. Esto les facilitaba el trabajo a la hora de preparar los golpes, que transcurrían de forma muy rápida, en cuestión de minutos.

Los delincuentes escogían la primera hora de la mañana o la última de la noche para atracar, coincidiendo con los horarios de apertura y cierre de los negocios. Irrumpían en los establecimientos con los rostros ocultos con pasamontañas o cascos de motoristas, armados con pistolas y cuchillos y mazas de grandes dimensiones con las que rompían las cajas registradoras y las máquinas tragaperras para extraer el dinero que se guardaba en ellas.

Uno de ellos solía permanecer en el exterior del comercio para alertar a sus compañeros de una posible llegada de la Policía. En el interior, uno de ellos se dedicaba a amenazar a empleados y clientes mientras el otro destrozaba las máquinas. Si alguno de los presentes mostraba cierta resistencia, los ladrones no dudaban en recurrir a la violencia física. A un empleado de un salón de juegos le dispararon con una pistola de balines y a otro le propinaron una paliza. Una vez con el botín, se marchaban a toda velocidad a bordo de ciclomotores.

La Policía detuvo a estos tres jóvenes a primera hora de la mañana del jueves en sus domicilios del Polígono Norte. En los registros de las viviendas los agentes hallaron una escopeta semiautomática y 28 cartuchos del calibre 12,70, un subfusil simulado, varias catanas, una pistola simulada, varias mazas de gran tamaño, varios pasamontañas y gran cantidad de monedas. No se descarta la participación de esta banda en los últimos atracos cometidos en la Macarena, entre los que destaca el sufrido por un bar de la calle Doctor Leal Castaño y el de otro salón recreativo de la calle Otoño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios