Un Caixafórum subterráneo

  • Vázquez Consuegra concibe un proyecto con el 80% de su superficie bajo tierra Un pórtico de espuma de aluminio servirá de entrada al espacio

Comentarios 30

El Caixafórum de la Torre Pelli será un espacio fundamentalmente subterráneo. Así lo explicó ayer el arquitecto responsable del proyecto, el sevillano Gillermo Vázquez Consuegra, durante la presentación oficial del mismo, cuyas obras, según la previsión de La Caixa, comenzarán durante el último trimestre de este 2014 y durarán, aproximadamente, dos años. 

Según Vázquez Consuegra, el 80% de los 7.500 metros cuadrados del Caixafórum estarán bajo tierra y sólo el 20% de su superficie (la parte dedicada a cafetería-restaurante y a la administración)se ubicará por encima de la cota del suelo. El vestíbulo, el auditorio para 250 espectadores, las dos grandes salas de exposiciones con capacidad de 800 y 400 visitantes, las dos salas polivalentes de 150 personas cada una y la librería estarán bajo tierra. En total, tal como indicó el consejero delegado de Vivienda Asequible de la Fundación, Jaume Cabré, se invertirán entre 18 y 20 millones de euros.

No obstante, la pieza más singular del Caixafórum estará sobre la superficie. Será la gran marquesina bajo la cual se ubicará la entrada al Caixafórum (se reproduce a la derecha) y   servirá de pórtico e icono del espacio. Concebida a partir de una figura romboidal de 40 metros de largo por 22 de ancho, esta estructura se ha tenido que amoldar a los árboles plantados en la plaza donde se ubicará, de ahí sus formas curvas. Este pórtico se construirá con un material de reciclaje muy novedoso conocido como espuma de aluminio. Al explicar esta estructura, Guillermo Vázquez Consuegra se permitió un comentario irónico: "A mucha gente de la ciudad le hubiese encantado un templete jónico...".

Como todo edificio contemporáneo que se precie, el Caixafórum será "sostenible", aspecto en el que ayuda bastante su condición subterránea y, por tanto, "su poca carga solar". Pese a esto, se potenciará la entrada de luz natural, algo en lo que tendrá especial protagonismo la apertura de un lucernario que permitirá una iluminación "muy filtrada, lechosa y difusa, creando una atmósfera un tanto misteriosa", según el arquitecto de proyectos como el centro de interpretación de las ruinas de Baelo Claudia o la intervención en el Palacio de San Telmo. Además, la parte del proyecto que está sobre la cota del suelo estará protegida de la insolación directa por lamas de aluminio. "Tanto el aluminio como la espuma de aluminio que vamos a usar son materiales longevos, que son la verdadera clave de la sostenibilidad. Una arquitectura bien hecha, que dura siempre es sostenible sin necesidad de otras quincallas", aseguró. El suelo será de un material llamado magnesita. 

Ante el director general de la Fundación La Caixa, Jaime Lanaspa (quien anunció que la primera exposición del Caixafórum será con los fondos de arte contemporáneo de la Fundación), y el director territorial de la entidad, Rafael Herrador, Vázquez Consuegra reconoció que uno de los hándicaps del proyecto es haber tenido que amoldarse al espacio ya existente en el proyecto de César Pelli. En concreto, el Caixafórum ocupará lo que iba a ser el auditorio para pequeños congresos y una pequeña parte del parking de 4.000 plazas. El arquitecto se ha tenido que amoldar a la gran cantidad de pilares y a las estructuras subterráneas de las jardineras de los árboles de la plaza en superficie. "El proyecto lo hemos concebido como una serie de piezas que se van intercalando donde la estructura preexistente lo permite. En este sentido es muy parecido al de las Atarazanas, en el que no se tocaba nada de la estructura medieval. Estas piezas que he comentado son como cajas y cada una de éstas resuelve un uso: sala de exposiciones, taller de niños, etcétera", indicó Vázquez Consuegra.

El proyecto supondrá también el adecentamiento de los jardines entre la Torre Pelli, cuyas obras se supone que terminarán a finales del presente año o a principios del próximo, y el Guadalquivir, lo que permitirá la continuidad del paseo fluvial en la orilla derecha y la eliminación de estructuras obsoletas que aún quedan de la Expo 92. Es decir que se podrá pasar por la orilla del río desde Triana al jardín americano. 

El Caixafórum de Sevilla será el octavo que se construirá en España, el cuarto fuera de la comunidad autónoma de Cataluña junto al de Palma, Madrid y Zaragoza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios