comercio

Carne a la brasa en la Alfalfa

  • El local del Horno de San Buenaventura será ocupado por un restaurante de cocina mediterránea que incluirá cafetería y heladería

El local donde estuvo el Horno de San Buenaventura, en la Alfalfa, será ocupado ahora por un restaurante del Grupo GMI. El local donde estuvo el Horno de San Buenaventura, en la Alfalfa, será ocupado ahora por un restaurante del Grupo GMI.

El local donde estuvo el Horno de San Buenaventura, en la Alfalfa, será ocupado ahora por un restaurante del Grupo GMI. / juan carlos muñoz

Un restaurante con cocina mediterránea y cafetería. Se trata del negocio que ocupará el establecimiento que durante tantos años albergó el Horno de San Buenaventura de la Alfalfa. Un local que lleva varios meses vacío y por el que se han interesado diversos empresarios hosteleros. Finalmente, ha sido el Grupo GMI el que se ha hecho con él. Está previsto que el restaurante se inaugure antes de primavera.

Desde hace varios meses la Plaza de la Alfalfa está huérfana. Así lo reconocen vecinos y comerciantes de la zona. A este céntrico enclave le falta una de las cafeterías más tradicionales de la ciudad. Desde que cerró sus puertas el Horno de San Buenaventura, la esquina con la calle Jesús de las Tres Caídas ha cambiado radicalmente. Unos papeles envuelven por dentro los inmensos cristales que hacen las veces de fachada de este local. Nada se puede ver desde fuera. Los rumores sobre los futuribles inquilinos surgieron desde el primer momento en que la firma sevillana de cafetería abandonó el establecimiento. Se habló de una importante empresa de cervecercía y marisquería que ha abierto varios negocios en poco tiempo por la ciudad. Sin embargo, será finalmente un grupo de restauración, experto principalmente en cocina italiana, el que se haga con este local.

Vamos a intentar que el diseño se mantenga como el de la cafetería, porque nos gusta" El alquiler mensual de este local de 130 metros cuadrados ronda los 10.000 euros

Se trata del Grupo GMI, dirigido por tres socios, dos de nacionalidad italiana y otro español, Rafael Machuca, quien confirmó a este periódico la próxima apertura en la Alfalfa. Para el referido local estos empresarios han apostado por un negocio distinto a los otros cinco que poseen en la capital hispalense y que están especializados en la gastronomía italiana. Será un restaurante de "cocina mediterránea fusionada". En él se podrán degustar, entre otros platos, carnes a la brasa y diversos tipos de risotto.

La oferta culinaria no se detendrá ahí. Al servicio de restaurante se sumará el de cafetería, ya que la intención que persiguen los dueños del grupo hostelero es que los sevillanos sigan contando en esta emblemática esquina de la Alfalfa con los productos que durante décadas han encontrado en ella: cafés, pasteles y helados. Por tal motivo, a los almuezos y cenas se añaden los desayunos y meriendas. El horario de apertura será de 8:30 a 23:30.

El local que ocupará este grupo es uno de los mejores cotizados de Sevilla. La renta mensual de arrendamiento ronda los 10.000 euros por hacer uso de los casi 130 metros cuadrados que posee. La enseña hostelera realizará en él una inversión que oscila entre los 100.000 y 200.000 euros. El principal gasto servirá para instalar una nueva cocina, adecuada a los usos del restaurante. Parte de esa suma de dinero también se empleará en restaurar las maderas que componen la decoración del local. "Vamos a intentar que el diseño se mantenga tal cual, porque nos gusta mucho", aclaró Machuca. Cuando se encuentre en funcionamiento, se contratará a una veintena de personas. Además del local, los clientes podrán disfrutar de la terraza con la que contaba el Horno de San Buenaventura en la Plaza de la Alfalfa.

El Grupo GMI abrió su primer restaurante en Sevilla en 2002. Fue en la calle Harinas (próxima a la Plaza Nueva) y bajo el nombre de Maccheroni. Este negocio se trasladó en 2011 a García de Vinuesa. Además, cuenta con otros cuatro: Gallina Bianca (en el entorno de Santa María la Blanca), Gusto (en Alemanes), Mamá Bistro (de influencia francesa y en Mateos Gago) y L'oca Giuliva (también en Mateos Gago). A ellos se sumará el nuevo restaurante de la Alfalfa. Se trata de aperturas en vías y enclaves muy turísticos, locales dirigidos a una clientela que busca una carta muy elaborada, un diseño exclusivo y buen servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios