actos por el día de la Hispanidad

En memoria del primer 12 de octubre

  • Concejales, representantes consulares y de las casas regionales y provinciales participaron en el Tedeum y en la tradicional ofrenda ante la tumba de Colón en la Catedral de Sevilla.

Comentarios 2

La Marcha Real, interpretada durante más de dos minutos por el organista de la Catedral, fue el broche adecuado y el momento culmen del solemne acto religioso que sirvió para celebrar el Día de la Hispanidad en la mañana de este jueves, 12 de octubre, 525 años después de que el vigía Rodrigo de Triana avistara tierra desde la carabela Pinta, una de las naves con las que Colón amplió las fronteras de la Corona de Castilla.

La jornada comenzó nada más acabar la misa en la Capilla Mayor con una pequeña procesión formada por políticos municipales y policías locales vestidos de gala que recorrió el tramo que hay desde la Puerta de San Miguel hasta la Capilla de Nuestra Señora de la Antigua, vallada para la ocasión. Allí les esperaban representantes consulares y de las casas regionales y provinciales, entre otras instituciones presentes. Tras ellos, tres ciriales y un incensario anunciaban la llegada del cuerpo eclesiástico catedralicio con Teodoro León, deán de la Catedral y vicario general de la Archidiócesis, al frente.

El deán presidió la celebración del Tedeum -"A ti Dios"- ante el fresco de la Virgen de la Antigua, nexo de unión con América por la devoción de los marineros que hasta allí navegaron en 1492. Frente a esa antigua pintura de corte bizantino se situó un coro que, acompañado por el órgano, entonó este himno en latín que se utiliza en momentos de celebración y que, por ejemplo, el Papa suele usar la última tarde de cada año. El estruendo de los 7.000 tubos del instrumento fue congregando a cada vez más público en torno a la capilla y a la tumba de Cristóbal Colón, en el lado sur del templo y frente a la Virgen de la Salud de la Hermandad de San Gonzalo, que será coronada canónicamente mañana a las 11:00 en una ceremonia presidida por monseñor Asenjo.

Maceros y policías locales con uniforme de gala ante la tumba de Colón. Maceros y policías locales con uniforme de gala ante la tumba de Colón.

Maceros y policías locales con uniforme de gala ante la tumba de Colón. / José Ángel García

Ante el imponente panteón compuesto por cuatro reyes -uno por cada reino: Castilla, León, Aragón y Navarra- que portan la tumba del descubridor genovés se rezó un breve responso que dio paso a la ofrenda floral. El Ayuntamiento de Sevilla, el cuerpo consular y la Federación de Casas Regionales y Provinciales entregaron sendas coronas adornadas con los colores de la bandera española. La celebración en la Catedral finalizó con una nueva interpretación de la Marcha Real al órgano, momento que fue inmortalizado por distintos asistentes a través de sus teléfonos móviles. La música cesó y dio paso a la ronda de fotografías, que serán recuerdos de un Día de la Hispanidad histórico por la situación inusual que vive España debido al desafío independentista catalán. Fue el tema que estuvo presente en las conversaciones de la mayoría de corrillos que se formaron a la finalización del acto y del que muchos coincidían en afirmar que ha multiplicado las ganas con que se ha celebrado esta fiesta nacional en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios