agencia tributaria de sevilla El Ayuntamiento pone fin al cobro irregular de algunos impuestos

Cientos de comercios reciben ahora los recibos de basura de 2007 a 2010

  • El gobierno anterior estuvo años sin cobrar esta tasa a oficinas y comercios de barrios como Sevilla Este, Nervión y calles del centro · El equipo del PP no precisa aún a cuánto asciende esta deuda

Comentarios 29

Cientos de comercios y oficinas sevillanas de Sevilla Este, Nervión y algunas zonas del Casco Antiguo, entre otros, están recibiendo en las últimas semanas los recibos atrasados de 2007, 2008, 2009 y 2010 de la tasa de basura que el gobierno anterior no les había cobrado antes y que todavía puede pagarse al no haber prescrito. Hay deudas muy anteriores que se quedarán sin cobrar porque han pasado demasiados años.

Según ha podido saber este periódico, por razones que se desconocen el gobierno del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín había dejado de cobrar desde hace años esta tasa de basura a los comercios y oficinas de algunos barrios y calles desde hace años, mientras en otros sí la exigía año tras año.

Los pagos reclamados oscilan entre los 3.000 euros que se reclaman, por ejemplo, a una tienda de muebles del centro de Sevilla a los 1.000 euros que debe abonar la mismísima patronal de comerciantes de Sevilla y Provincia (Aprocom) por su oficina central. En Sevilla Este, la lista de comercios que están recibiendo las facturas atrasadas de la basura son numerosas, según el testimonio de la asociación de joyeros, relojeros y orfebres de Sevilla. Incluso esta entidad gremial tiene que pagar más de 400 euros por su sede central del centro.

En las zonas donde los comercios y oficinas vienen pagando regularmente, como Los Remedios, los comerciantes se quejan de que en su barrio el anterior Ayuntamiento cobraba la basura tarde y con recargo, lo que supondría un incumplimiento de las ordenanzas fiscales que son aprobadas cada año por el Pleno.

La norma municipal establece que los locales que se usan para fines de negocio (ya sean comercios u oficinas) están obligados a pagar la tasa de basura de forma independiente a la factura del agua, a diferencia de lo que sucede en las viviendas y en los locales destinados a uso residencial, según consta en las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento referidas a la tasa de basura.

La cuantificación de las cantidades económicas que el Consistorio ha dejado de percibir por esta tasa en los últimos cuatro o cinco años es toda una incógnita. Fuentes de la delegación de Hacienda del gobierno municipal del PP no supieron precisar a este periódico una cifra pero confirmaron que "se están actualizando las deudas que no hayan prescrito, y se intenta que los recibos impagados se paguen"."Estamos haciendo una buena gestión y estudiamos fórmulas para que el fraude fiscal sea mínimo en Sevilla ", recalcan.

El Ayuntamiento hasta el momento no ha informado de esta práctica del anterior equipo de gobierno de olvidarse de la tasa de basura de cientos de comercios y oficinas desde 2007, y tampoco se sabe si este modo de proceder se extendió durante años anteriores a 2007.

El caso de las oficinas es el que genera más confusión. Los responsables de estos negocios a los que les están llegando facturas de basura atrasadas aseguran que no pagaron antes esta tasa porque "nunca antes se ha pagado" y porque "se supone que se paga con el agua". La Agencia Tributaria del Ayuntamiento recalca lo contrario y así se aparece, de hecho, en las ordenanzas fiscales relativas a esta tasa.

A efectos del cobro de la tasa de basura, las ordenanzas fiscales sevillanas consideran como "locales de negocios" los inmuebles donde se realicen actividades industriales, comerciales, servicios, profesionales y artísticas, o bien sean utilizados a modo particular por el contribuyente (artículo 11). Éstos pagan directamente a la Agencia Tributaria, no a Emasesa. En este apartado hay una enorme variedad de tarifas según sea restaurantes; bares, cafeterías y heladerías; pubs, bares con música, bingos y tablaos; grandes superficies, y otros locales de negocios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios