Cierre de camas, bloqueos de pago y fuga de profesionales en los hospitales

  • El Sindicato de Enfermería de Sevilla estudiará denunciar la situación a la Fiscalía y ante el Defensor del Pueblo Andaluz.

El sindicato de enfermería Satse advirtió este jueves del "cierre" de camas que se está registrando en lo que va de período estival en los hospitales de Sevilla y provincia, así como de la "consigna" que desde los Servicios Centrales del SAS y la propia Consejería han dado para "bloquear" los pagos en sustituciones del personal, una situación "que está deteriorando la asistencia y que ya ha provocado que enfermeros de la provincia se hayan marchado a Aragón con una propuesta de contrato del Servicio Aragonés de Salud de seis meses", avisó.  

En rueda de prensa, la secretaria provincial de Satse-Sevilla y la responsable de Acción Sindical, Reyes Zabala y Josefa Botello, respectivamente, denunciaron de esta forma el plan de vacaciones 2008 de la Consejería de Salud, "que no cubrirá ni el 50 por ciento de la plantilla de enfermería que en este período se toma sus vacaciones".

Según estas dirigentes sindicales, a este hecho se añade "el cierre de camas" en los hospitales de la provincia, "pese a que hay centros, como los hospitales maternales, cuya actividad no se reduce en verano ya que las embarazadas que están próximas a dar a luz no se se marchan de vacaciones precisamente por esta razón". 

"Aunque la Administración suele llamar a estas camas 'de reserva', lo cierto es que se han clausurado plantas enteras de hospitales por obras, por lo que sus camas son imposibles de habilitar en caso de necesidad", vaticinó Botello.

Problemas presupuestarios

De igual modo, criticó las "instrucciones" que el departamento que dirige María Jesús Montero "ha dado para controlar el gasto, fundamentalmente en los capítulos de personal e infraestructuras y fruto de una mala gestión que ha derivado en un grave problema presupuestario". 

En este sentido, aludió a las disposiciones elevadas a los directores de distritos y centros hospitalarios "diciéndoles que tienen que racionalizar el gasto", extremo que "pone en peligro la propia calidad de la asistencia que se presta a los ciudadanos", alertó. 

A juicio de esta dirigente sindical, Montero "vive en una realidad paralela", ya que, según expuso, "si no hay personal no podemos operar, al igual que si no hay camas tampoco podemos ingresar a los pacientes".

Al hilo de ello, ironizó ante el hecho de que "quizás el examen de competencias", una prueba que ha generado ya el descontento entre los opositores a las plazas fijas del SAS al entender que es muy subjetiva, "tendrían que hacerla los propios gestores de la Administración en lugar de los profesionales". 

Además, advirtieron de que durante este año las previsiones del SAS incluyen en muchos casos la reducción de los horarios de atención en los centros de salud", lo que "también está contribuyendo al colapso de las urgencias".

Cierre de camas por centros hospitalarios

Por su parte, Zabala detalló que a lo largo de este verano el Hospital Virgen del Rocío permanecerán cerradas 341 camas, "lo que supone un 24 por ciento del total, incluyendo la clausura de 89 camas en Traumatología, centro que es de referencia para toda la comunidad". 

En cuanto a la situación en el Hospital Macarena, precisó que en este centro se cierran 306 camas "debido a las reformas y obras" que se están llevando a cabo en el complejo hospitalario, motivo por el que reiteró que dicha camas "no son de reserva al ser imposible abrirlas en caso de necesidad". De igual modo, concretó que en el Hospital de Valme el cierre afectará un total 62 camas, de las 544 con las que cuenta el hospital. 

Respecto a la situación por distritos de atención primaria, lamentó que en estos centros "han optado por fórmulas como el acumulo de cupo para cubrir las vacaciones" --un profesional realiza su trabajo y el del trabajador ausente-- y que, inclusive, "se han recortado los horarios de atención". 

Por todo ello, Botello avisó que desde Satse estudiarán "cada caso en el que se produzca alguna deficiencia derivada de la falta de personal", al objeto de denunciarlo "ante la Fiscalía, el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, y las organizaciones de consumidores por si fuera constitutivo de delito". 

En este punto, quiso dejar claro que la comisión de estos hechos "en ningún caso sería imputable a los profesionales, si no a la propia Administración". 

Junto a ello, animó a los usuarios "a interponer cuantas reclamaciones sean necesarias" ante la direcciones de los centros de salud y hospitales "cada vez que consideren que no se cubre correctamente su asistencia por falta de personal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios