Contenido promocionado

Ciudades que merecen la pena ser visitadas por sus cuadros

El Louvre de París es uno de los museos de visita obligada. El Louvre de París es uno de los museos de visita obligada.

El Louvre de París es uno de los museos de visita obligada.

Hay muchos motivos para viajar y en cada viaje, sea el motivo que sea, se descubren lugares sorprendentes, se aprende de los demás y se abre la mente. Actualmente, existen viajes más temáticos que en el pasado, orientados a gastronomía, arte o rutas en bicicleta o senderismo. Porque tomar unos buenos crepes, ver La Última Cena o llegar hasta Santiago en bicicleta es lo que maravilla y mueve a muchas personas a la hora de emprender el viaje y elegir el destino.

Todos estos aspectos, en su conjunto, están incluidos en la oferta turística de las ciudades, pero en muchos casos, son el reclamo para atraer a los visitantes. Esto le pasó, concretamente, a Milán con il Cenacolo o La Última Cena tras el éxito alcanzado por el libro de Dan Brown, El Código da Vinci. Este genio, siempre estudiado, nunca fue tan admirado a nivel mundial como después del primer libro más famoso de Dan Brown.

Así, Milán recibió durante esos años muchos más turistas que de costumbre que querían ver de primera mano ese cuadro del que tanto se hablaba y entender los mensajes ocultos a los que se hacía referencia y, de paso, pasear por la galería Vittorio Emanuele II, ver el Castello di Sforzesco o contemplar la grandeza de la catedral de la ciudad.

Pero no sólo La Última Cena atrae a millones de visitantes a la ciudad italiana que lo alberga. Existen otras obras que generan el mismo efecto, siendo el motivo principal de acudir a la ciudad de marras. Algunas de ellas son:

  1. La Gioconda. Esa mirada enigmática del genio italiano se encuentra en el Louvre, en la hermosa París. El cuadro, mucho más pequeño de lo que lo habríamos imaginado, se encuentra totalmente protegido, pero bajo la atenta mirada de miles y miles de personas cada día, desde ángulos distintos.
  2. La Libertad guiando al pueblo, de Delacroix, también se encuentra en el Museo del Louvre, de visita obligada.
  3. Lecciones anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, de Rembrandt. Se encuentra en la Galería Real de Pinturas Mauritshuis de La Haya, ciudad a la que poder incluir en un viaje por los Países Bajos, donde descubrir otra forma de vida y otro ritmo.
  4. El Grito, de Edvard Munch. A las generaciones digitales habrá que insistirles en que esta obra fue antes que el icono de whatsapp, y, ¿por qué no ir al National Gallery en Oslo para verlo? Para ver el Grito y los maravillosos paisajes que hay en Noruega, incluso, ver la aurora boreal.
  5. El Guernica, de Picasso. La visión de este genio malagueño sobre el bombardeo de Guernica en plena Guerra Civil Española, se encuentra en el Museo Reina Sofía de Madrid y no deja indiferente a nadie, provocando escalofríos.

Vang Gogh, Velázquez, Goya, el Greco, Monet, Miguel Ángel, Dalí, Botero…París, Londres, Nueva York, …son tantas las ciudades y los museos que acogen grandes obras…y no sólo las museos y las galerías. También las calles, edificios, plazas que se convierten en una gran exposición al aire libre, que hacen sonreír

Etiquetas

,