Calle Rioja

Clase de realismo mágico

  • El doctor José Pérez Bernal, Francisco Herrero y el ex futbolista y presidente del Betis, Gordillo, han sido proclamados Melchor, Gaspar y Baltasar, respectivamente.

Comentarios 2

EN esta monarquía de la Ilusión no hay riesgo de taifas. Melchor, encarnado por el doctor José Pérez Bernal, tiene en Francisco Herrero (Gaspar) y en Rafael Gordillo (Baltasar) a dos de los más leales colaboradores en su campaña por las donaciones y los trasplantes. Melchor abandonará una noche el Belén de la Solidaridad para sumarse con sus compañeros de Cabalgata a la fiesta de Sevilla.

La proclamación de los Reyes Magos del año de la Pepa fue un acto solemne y emotivo, epítetos que muchas veces el protocolo se encarga de que colisionen. No perdían detalle en primera fila Pilar Camacho, Carmen Maldonado e Isabel Lara, esposas respectivas de Pérez Bernal, Herrero y Gordillo. Les acompañaron el resto de titulares del cortejo, que estrena con Manuel Sainz Méndez director de Cabalgata, aunque lleva 23 años entre bastidores.

Tiene su lógica que el Mago de la Ilusión sea un profesor de Literatura, Miguel Cruz Giráldez, porque está claro que el realismo mágico, como saben en Lima, viene de los Reyes Magos. O que la responsabilidad de Gran Visir haya recaído en el dueño de un gimnasio, José Domingo Pérez Gaviño, después de las penalidades que está pasando el rey Gaspar para ponerse en forma. "Mi entrenador se cree que los Reyes vienen de Oriente en bicicleta", dijo Francisco Herrero.

Melchor lleva una carroza con 28 niños trasplantados y en la de su familia irán Rafael Flores y Luis Romero, destinatarios de sendos trasplantes de cara y de hígado. Daniel Pérez, hijo del doctor, vendrá desde Letonia, donde trabaja de piloto de avión. A Gaspar le acompañarán sus hijos Carmen y Paco, que trabajan en la empresa familiar. "Hay que repartir empleo creando empresas", dijo el rey citando la magia de las magias. Tanto que Zoido, en su sobria intervención, elogiando la elección, se dirigió a las majestades "que sois el empleo, perdón, el ejemplo donde debemos mirarnos". Al acto acudieron el portavoz socialista, Juan Espadas, y la delegada Mercedes de Pablos, cuya noche de Reyes dura tres días desde que fue madre por partida doble un 8 de enero del año 1988 en el que Rafael Gordillo se despidió de la selección española.

La corona de Baltasar parecía el trofeo Carranza. Gordillo contó que se tuvo de retirar del fútbol porque tiene hernias discales producidas "de coger a los niños en la Cabalgata". Gordillo será Finidi. Evocó su ilusión de niño, de padre y de sobrino. A una de sus hijas, la saharaui, no tendrá que pintarla, "es morenita, muy guapa".

Alberto Máximo Pérez Calero, presidente del Ateneo, les llamó el 6 de julio para preparar el largo viaje "desde Persia o acaso Babilonia". Reyes al sol, por tanto. El pregón lo dará el 28 de diciembre Jorge Urrutia, que enseña en una Universidad con nombre de rey, Carlos III. No faltó Rosamar Prieto, anterior delegada de Fiestas, maga de la Fantasía de 2010.

El cartel es de Ignacio Cortés y el cortejo lo completan el empresario Antonio Luque (Heraldo), y las estudiantes Belén Bellido (Estrella de la Ilusión) y Carmen de Bernardo (Palas Atenea). El acto se celebró en la sala Chicarreros de Cajasol, cuyo presidente, Antonio Pulido, ya fue rey mago. Cantó una canción epifánica el grupo A Nuestro Aire. Ya está todo listo. Hoy se enciende el alumbrado. Por primera vez saldrá del Alcázar el sueño del poeta José María Izquierdo, Jacinto Ilusión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios