Publirreportaje

Claves para sacar un 10 en LinkedIn

  • Técnicas y consejos sobre cómo sacarle partido a esta red social profesional.

A la hora de buscar o mejorar nuestra situación laboral hay que tener muy en cuenta la huella digital, es decir, nuestra información laboral y personal en internet. En la red de redes existe la reputación 'online' y es tan importante como la reputación personal. El 30% de las búsquedas en Google son sobre nombres de empresas y empleados, aseguró Beñoga Arancibia, Social Media Manager en Bacaam Comunicación, quien impartió el taller “Cómo sacar el máximo provecho a LinkedIn”en ESIC Sevilla. Hoy en día cuando se recomienda a alguien o se recibe un currículum los departamentos de Recursos Humanos, las empresas de selección y 'headhunting' realizan un rastreo de lo que esa persona es en internet, algo que puede ser delimitante para conseguir el puesto. 

El acto de “googlear” el nombre de una persona está ya muy extendido, poner en la barra del buscador Google nuestro nombre completo y ver qué sale. Por lo general, entre lo que se muestra en los primeros resultados suele aparecer nuestro perfil de LinkedIn, lo que repercute en la marca personal y en la percepción que se tiene de nosotros. Según contó Beñoga Arancibia, lo ideal es estar entre las tres primeras páginas que muestra Google, de esta forma se es visible, y LinkedIn ayuda a ello. Google ya no es un motor de búsqueda, es un motor de reputación, y al igual que cuidamos nuestra formación desde jóvenes (invirtiendo tiempo y dinero en estudios, idiomas, másteres, cursos...) tenemos que cuidar cómo plasmamos eso en internet. 

El primero de los consejos es clave: “Hay que estar en LinkedIn”, si buscas a alguien y no tiene cuenta activa será como si no existiera. Al igual que en los currículums en papel, no hay que mentir, es contraproducente, además de muy poco honesto. Nuestro nombre debe ser aquel por el que nos conozcan, evitar los nombres compuestos si sólo se nos conoce por el primero. A la hora de poner dónde estamos trabajando hay dos vertientes: si estás empezando y lo haces en una empresa conocida y con buena reputación se recomienda dejarlo bien claro (de este modo “nos aprovecharemos” de su prestigio), si no, es preferible poner dónde hemos estudiado o la profesión a secas. Siguiendo por el extracto, donde solemos presentarnos, es esencial que aparezcan las palabras clave de nuestra profesión (se pueden buscar las más potentes en https://www.google.es/trends/). También es interesante configurar el orden de los módulos según nos interese: experiencia, extracto, estudios, cursos, aptitudes y validaciones, reconocimientos y premios, proyectos, voluntariados... Además, sumaremos puntos si también lo publicamos en otro idioma.

Con respecto a la foto Arancibia lo tenía claro: No sabemos poner fotos adecuadas. La mayoría de los allí presentes tenían fotos no aptas para esta red social. Hay que evitar las fotos con fondo blanco “de fotomatón”, las mal encuadradas o recortadas de un grupo, las que no estemos mirando a la cámara, las fotos con acompañantes o muy antiguas, y mucho mejor si estamos sonriendo y es en color.

Lo realmente interesante es aportar en LinkedIn la mayor cantidad de información sobre nuestros trabajos y logros, por ello, es muy recomendable aprovechar los pluggins para insertar enlaces a publicaciones, a nuestro blog, noticias donde nos mencionen, el enlace a nuestra tarjeta de visita 'online' y subir nuestro currículum en papel comprimido en formato PDF. 

Con respecto a cómo actuar en LinkedIn, aunque el objetivo es conectar con gran cantidad de profesionales, a la hora de aceptar y hacer petición a personas como contactos hay que ser selectivo, y no “dejar pasar” a todo el mundo. Mejor aceptar sólo a aquellas personas que aporten valor a nuestro perfil o con las que podamos hacer futuros acuerdos.

Por último, como es habitual tener también activos perfiles en varias redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Google Plus...) en el curso advirtieron que a estas, las que tengan información personal, hay que ponerles “siete candados” y editar la configuración para que de nuestra vida privada sólo se vea lo que queramos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios