La Comunidad Islámica afirma que el Consistorio es quien eligió la Cartuja

  • Los promotores de la mezquita explican que la nueva ubicación del templo no es propuesta de ellos y dicen que es el Ayuntamiento quien debe "salvar" el rechazo mostrado por la Junta y los empresarios

Comentarios 16

"Nosotros hemos elegido lo que nos ha puesto por delante el Ayuntamiento. Tan sólo hemos aceptado la Cartuja porque las demás parcelas eran terrenos sin urbanizar en medio del campo donde había que esperar dos años para construir. No comprendo esta historia". La frase la pronunció ayer para este periódico el portavoz de la Fundación Mezquita de Sevilla, Jalid Nieto, en respuesta a las quejas de la entidad gestora del parque tecnológico Cartuja 93 (gobernada por la Junta) y de los empresarios, que mostraron el viernes su rechazo a la nueva parcela elegida para la mezquita.

Según el relato de Nieto, en la reunión del jueves pasado con los portavoces del gobierno municipal (Emilio Carrillo, del PSOE, y Antonio Rodrigo Torrijos, de IU), el edil socialista les ofreció el suelo de la Cartuja aclarándoles que no había problema en que la propiedad fuera de la Junta de Andalucía (Empresa Pública del Suelo, Epsa) puesto que ambas partes habían pactado que el municipio se quedaría con las esquinas del terreno para destinarlas a equipamientos y dotaciones, mientras que Epsa conservaría el suelo central para poder ampliar el parque empresarial.

El problema fue que el Ayuntamiento, según los musulmanes, no aclaró entonces a la Junta que estos suelos acogerían la futura mezquita de Sevilla. Nada que ver, por tanto, con las "actividades complementarias" del parque tecnológico que reclama Cartuja 93, tales como dotaciones de guardería para trabajadores o residencia para investigadores.

El portavoz de la fundación Mezquita de Sevilla asegura que, en la reunión, el gobierno local restó importancia a que "Epsa no supiera que [el suelo] iba a ser para la mezquita" con el argumento de que cuestiones como ésa son normales entre administraciones. Según Nieto, los representantes municipales declararon que "en breve" estaría escriturada a nombre del Ayuntamiento para destinarla a acoger las obras del centro musulmán. "Nos tranquilizó que fuese un terreno a disposición del Ayuntamiento", expresó Nieto.

La Comunidad Islámica defiende que la mezquita se construya en la Cartuja y no comparte las quejas de la gestora y de los empresarios del parque porque, a su juicio, el templo religioso tendrá su fachada mirando a la avenida Carlos III, con lo que "dará la espalda al parque tecnológico". Otro de los factores a favor de situar el templo islámico en la Cartuja son las buenas comunicaciones y el buen futuro urbanístico de los suelos, opina Jalid Nieto.

Toda la polémica creada en torno a la nueva parcela la debe solucionar el Ayuntamiento de Sevilla, en opinión de la fundación Mezquita de Sevilla. "Son ellos los que tienen que salvar la problemática o las circunstancias administrativas que surjan", insiste Nieto, quien lamenta el nuevo rechazo que suscita la obra de la mezquita. "Si no hay lugar a esta cesión es porque no se han hecho bien las cosas, y no por nuestra parte, que hemos estado abiertos a negociar y no hemos pedido indemnización. No nos parece bien que nos quiten de Los Bermejales y nos manden a un descampado, como eran los terrenos del Higuerón y los demás", se queja.

Nieto agrega que el único interés de la comunidad musulmana de Sevilla es salvar cuanto antes los escollos que está sufriendo el proyecto desde 2004. El cansancio de los promotores de la mezquita con el proyecto de Sevilla es más que patente después de cinco años de espera y un segundo rechazo cívico. Primero fue en Los Bermejales y ahora en la Cartuja. "Si la sociedad sevillana se opone de esta forma, sí que va a dar que hablar el asunto", advierte el portavoz de la Fundación Mezquita de Sevilla.

Ante esta nueva polémica suscitada, la comunidad islámica dice que no le queda otra cosa que "estar a la expectativa" de lo que resuelve ahora el Ayuntamiento y lamenta que su proyecto suscite rechazo. El delegado de Urbanismo explicó el jueves, al anunciar la nueva ubicación, que el proyecto de construcción debe estar listo después del verano, con vistas a que el templo religioso se inaugure en el año 2010. Hasta el momento, se calcula que la comunidad musulmana en Sevilla alcanza las 7.500 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios