Condena a una aseguradora por el olvido de una gasa tras una cesárea

Comentarios 1

El juzgado de Primera Instancia ha condenado a una aseguradora médica, Asisa, a indemnizar con 33.906 euros a una mujer que sufre secuelas provocadas por el olvido de una gasa por parte del equipo que la atendió durante una cesárea. Los hechos se remontan al 22 de marzo de 2009, cuando M.C. M., de 35 años, acudió a una clínica privada para dar a luz. El equipo médico que la atendió le practicó una cesárea, pero olvidó retirarle una gasa de 30 centímetros y 280 gramos de peso húmedo. Esta mujer comenzó a sufrir dolores tras la intervención pero pensó que se debían a la cesárea. Cuando la paciente decidió acudir al Servicio Andaluz de Salud, los médicos le diagnosticaron textiloma, es decir, la presencia de una gasa. M.C. M. se sometió a una intervención para que le retiraran este objeto el 10 de noviembre de 2009. Como consecuencia de este olvido esta mujer sufre secuelas y dificultades para llevar una vida normal.

El magistrado dicta que "queda suficientemente acreditada la mala praxis profesional al no actuarse con la debida diligencia, contando debidamente el material quirúrgico utilizado en la intervención del parto por cesárea, asegurándose con carácter previo a cerrar la cavidad abdominal que no existía gasas en su interior".

La letrada María Jesús Villalpando, especializada en derecho sanitario y adscrita a El Defensor del Paciente, valora esta sentencia, si bien considera que la cuantía de las indemnizaciones para los casos de negligencias médicas son "ridículas" en comparación al daño que suelen provocar en los afectados. "Las indemnizaciones no suelen reparar el daño que provoca la mala praxis médica", asevera la abogada, quien considera la necesidad de una revisión de las cuantías. Para estos casos los jueces utilizan los mismos baremos de los accidentes de tráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios