sucesos · la sentencia contra el entrenador detenido en 2016 y varias operaciones policiales

Condenado a 16,5 años el preparador físico que abusó de siete menores

  • Trabaja en el club deportivo San Pablo Norte, que juega en Pino Montano.

  • La Audiencia también le impone el pago de 69.000 euros y una orden de alejamiento de diez años.

Las instalaciones del centro deportivo Los Mares de Pino Montano, donde entrena el club deportivo de San Pablo Norte. Las instalaciones del centro deportivo Los Mares de Pino Montano, donde entrena el club deportivo de San Pablo Norte.

Las instalaciones del centro deportivo Los Mares de Pino Montano, donde entrena el club deportivo de San Pablo Norte. / josé manuel vidal / EFE

Dieciséis años y medio de cárcel por abusar sexualmente de siete menores. Es la condena que la Audiencia de Sevilla le ha impuesto al preparador físico Rafael T. S., que practicó tocamientos a siete jugadores del club deportivo San Pablo Norte aprovechándose de su cargo. Los delitos se cometieron en las instalaciones de este equipo, que entrena y juega en el centro deportivo Los Mares, en Pino Montano. Rafael T. S. tendrá que pagar también 69.000 euros en concepto de responsabilidades civiles por los daños morales causados a los menores.

En una sentencia, fechada el 22 de diciembre de 2017, el tribunal impone además la medida de libertad vigilada por un periodo de diez años, a cumplir con posterioridad a las penas de prisión. El preparador fue detenido el 15 de noviembre de 2016 y desde un día después se encuentra en prisión provisional. La sentencia decreta por cada uno de los siete delitos la inhabilitación especial para el ejercicio de profesión de educador, monitor, entrenador o preparador físico de menores o profesión que conlleve contacto directo y regular con menores por tiempo superior a cinco años al de la duración de la pena de prisión.

El condenado fue denunciado en octubre de 2016 por los padres de ocho niños de este equipo de fútbol base, todos ellos menores de 16 años de edad en la actualidad. El tribunal, en el relato de hechos probados recogidos en la sentencia, señala que entre los años 2014 y 2016 el acusado, sin antecedentes, desempeñaba "voluntariamente" tareas como preparador físico en el citado club deportivo de Sevilla, trabajando con los equipos de fútbol de la categoría infantil. Rafael T. S. "solía realizar masajes a los jugadores cuando tenían molestias tras los entrenamientos o partidos" en una caracola del centro deportivo Los Mares de la calle Corral de los Olmos, en un cuarto denominado por los menores como sala de calderas de este centro deportivo; y en los vestuarios del centro deportivo Las Almenas de la capital andaluza. Con ocasión de las tareas de preparador físico y masajista, el acusado, en la temporada 2014-2015, tocó, "al menos tres veces", sus partes íntimas a un chico, que entonces tenía 14 años, cuando le realizaba masajes y "estando desnudo en la camilla y a solas los dos en la sala de calderas, para lo que a veces cerraba la puerta con llave". Estos actos, según el relato de los hechos probados, los cometía acompañándolos de preguntas como "si era virgen".

A otro menor, entre los nueve y once años de edad, le hizo "varios tocamientos" en sus partes íntimas cuando le realizaba masajes, "bien le metía la mano por dentro de su ropa interior, bien le tocaba por encima de la misma". En ocasiones, según la sentencia, al tocar al menor le decía cosas como "que no se te empine" o "no te pongas caliente". A un menor, nacido en 2004, también le tocó sus partes "por debajo de los calzoncillos" en varias ocasiones entre agosto y octubre de 2016, diciéndole a veces expresiones del estilo de "qué chiquitita la tienes". Estos actos ocurrían a veces delante de otros compañeros y otras, a solas los dos.

A principios de septiembre de 2016 "hizo tocamientos" a un menor nacido en 2003 cuando le daba masajes en el muslo "hasta meter una mano por debajo de las calzonas y los calzoncillos". En la misma fecha tocó sus partes a otro niño de 12 años en presencia de dos compañeros; y a otro menor, que entonces contaba con 11 años, también le tocó sus partes mientras éste hacía flexiones en el suelo.

Igualmente, a otro niño, nacido en 2004, entre los años 2015 y 2016, en el curso de masajes que le daba, el acusado "tocó en varias ocasiones" sus partes íntimas "bajo las calzonas y los calzoncillos, estando casi siempre a solas y acompañando los tocamientos con comentarios del estilo de si se masturbaba o si se le empinaba". Finalmente, el hecho que permitió descubrir "sus manipulaciones" tuvo lugar el 25 de octubre de 2016, cuando el acusado "entró en el vestuario del centro Las Almenas hasta los baños", donde los menores se duchaban. Al que se quedó el último, Rafael T. S., diciéndole "pues ya nos hemos quedado solos", le tocó sus partes íntimas mientras el niño estaba desnudo, "y luego le metió un dedo entre las nalgas".

El menor, mientras comenzaba a subirse los calzoncillos, "se percató de que el acusado iba a cogerle de la cadera", por lo que se subió rápidamente la ropa, si bien el preparador físico "llegó a frotar su zona genital contra el culo del niño".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios