Tribunales

Condenado a 10 meses el hombre que mandó flores a su ex por San Valentín

  • La sentencia considera que el acusado, de 51 años, incumplió de forma reiterada una orden judicial anterior de alejamiento.

Comentarios 1

Un juzgado de Sevilla ha condenado a 10 meses de cárcel al hombre que mandó flores a su ex esposa el Día de San Valentín, pues tal acto constituyó un incumplimiento de la prohibición judicial de comunicar con ella por cualquier medio.

Fuentes del caso han informado a Efe de que el juzgado de lo penal 3 de Sevilla ha considerado probado que entre el 7 y el 14 de febrero de 2006 el acusado R.I.D. siguió varias veces a su ex esposa hasta su domicilio, le pasó por debajo de la puerta una carta manuscrita y el Día de los Enamorados le mandó un ramo de flores con el mensaje "Con todo mi amor, para mis dos amores, de papá", en referencia a la mujer y a la hija común del matrimonio.

En el juicio, el acusado argumentó que la expresión "mis dos amores" se refería únicamente a su hija, a la que llamaba "mi princesa" y "mi reina", y que la carta aportada por su ex esposa había sido enviada antes de que, el 31 de julio de 2005, un juez le prohibiese comunicar con ella por cualquier medio.

La sentencia, sin embargo, considera que el acusado, de 51 años, incumplió de forma reiterada la orden judicial de alejamiento, y así la carta que pasó por debajo de la puerta de su ex esposa hacía referencia a que "no tengo forma de hablar contigo" y a que "estoy cansado de la justicia, que me hace la vida imposible", prueba de que fue posterior a la orden de alejamiento.

En cuanto al ramo de flores, el juez cita "el día notorio" en el que se envió, el Día de San Valentín, y el hecho de que fue remitido al domicilio de la madre de la denunciante, porque el acusado sabía que estaba residiendo temporalmente allí.

Por tanto, la sentencia considera demostrado un delito de quebrantamiento continuado de medida cautelar, pues el acusado se acercó varias veces a su ex esposa en moto o en su automóvil, le pasó la carta manuscrita y le envió las flores, lo que supuso un incumplimiento de la prohibición de comunicar "por cualquier medio".

Durante el juicio, la denunciante M.C.D.C. testificó que durante los días previos a recibir el ramo, su ex marido había incumplido varias veces la prohibición de acercarse a menos de 300 metros, ya que iba a la salida del colegio de la hija y había estado en las inmediaciones de su domicilio, donde incluso llegó a estacionar su coche durante horas.

Por su parte, la defensa alegó que la mujer quiso "acusar por acusar", ya que el ramo de flores no está tipificado en el Código Penal.

Según el letrado de la denunciante, el ramo de flores le produjo un "estado de psicosis" por el "perfil violento" del acusado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios