Condenas de 13 y 17 años a los acusados del crimen del bar Los Camioneros

  • Las condenas dictadas quedan por debajo de lo 23 años y 11 meses que pedía la fiscal y los 27 que solicitaba la acusación particular · Por el suceso, ocurrido en Bellavista en 2005, deberán indemnizar a la familia con 145.700 euros.

La Audiencia de Sevilla ha condenado a penas de entre 13 y 17 años de cárcel a los tres acusados del asesinato del dueño del bar Los Camioneros de Sevilla, que además tendrán que indemnizar en 145.700 euros a su viuda y dos hijos.

La sentencia, que ha sido notificada este miércoles a los acusados, impone al autor material del disparo, David B.F., 12 años de cárcel por homicidio, tres años por robo en tentativa y dos por tenencia ilícita de armas.

A su amigo Manuel R.Y., la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia le impone diez años por el homicidio, al no ser el autor material del disparo, así como tres años por robo en tentativa y dos por tenencia ilícita de armas.

La tercer acusada, Ana María R.Y., ha sido condenada por homicidio a diez años de cárcel y a tres años por robo, aunque los jueces consideran que esta mujer no participó en el delito de tenencia ilícita de armas, pese a que la escopeta utilizada había sido sustraída a su ex marido.

La condena es inferior a los 23 años y 11 meses que pidió el fiscal y los 27 años de la acusación particular, que calificaron los hechos como asesinato con las agravantes de alevosía y premeditación y no como homicidio.

Según la sentencia, los tres acusados -los hermanos Manuel y Ana María R.Y., y su entonces novio David B.F.- planificaron el atraco, se apoderaron de una escopeta recortada propiedad del marido de Ana María y ésta acudió al bar de la barriada sevillana de Bellavista como usuaria en la madrugada del 27 de noviembre de 2005.

Hacia la 1:30 horas, cuando se fueron todos los clientes, la mujer salió del bar y avisó a sus cómplices, que se aproximaron al hostelero, le apuntaron a la cabeza con una escopeta de cañones recortados y le exigieron la entrega de dinero, tras lo cual David efectuó un disparo a quemarropa a la cara que le provocó la muerte al instante.

Durante el juicio la defensa de los procesados aseguró que el hostelero intentó defenderse del robo y asir el cañón de la escopeta recortada, por lo que se produjo un forcejeo en el que el arma se disparó accidentalmente.

Por ello, calificó el suceso como un homicidio por imprudencia y admitió una condena de entre uno y cuatro años de cárcel para el autor material del disparo.

Por su parte, el letrado de los dos hermanos solo admitió una posible complicidad de ambos y una condena de seis meses de cárcel.

La víctima tenía 55 años, estaba casado y tenía dos hijos, por lo que la sentencia otorga una indemnización de 125.000 euros a la viuda y 10.350 euros a cada uno de sus hijos.

Los tres acusados huyeron del lugar sin conseguir dinero y no fueron detenidos hasta varios meses después, gracias a la declaración de un testigo protegido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios