El Consistorio cede en Cartuja 93 el doble de suelo para la mezquita

  • La parcela supera los 11.200 metros cuadrados frente a los 6.000 de Los Bermejales · Las obras se iniciarán este año con un presupuesto de 6 millones de euros y su entrada en uso se prevé para 2010

Comentarios 35

La Comunidad Islámica de España formalizó ayer la petición al Ayuntamiento de Sevilla de una parcela de suelo ubicada en el parque tecnológico de la Cartuja para retomar la polémica construcción de una mezquita en la capital, máxime después de haber tenido que renunciar al proyecto original en Los Bermejales tras la presión de sus vecinos, que reclamaban el espacio para equipamientos públicos del barrio.

La nueva mezquita, que pasará por ser una de las mayores dimensiones de Andalucía, se edificará con un coste inicial de 6 millones sobre una parcela rectangular de 11.260 metros cuadrados -el doble que el terreno cedido inicialmente en Los Bermejales, de 6.000 metros-, con fachada a la avenida de Carlos III, enfrente de la terminal del AVE construida para la Expo 92 y cercana a las dependencias de la Policía Local en la Cartuja.

No será, finalmente, junto al Estadio de la Cartuja, como había anunciado el Consistorio, sino que se enclava en pleno parque tecnológico. Se trata de una pastilla de suelo reservada a la ampliación de Cartuja 93 que ha sido usada desde la Expo 92 como parking, y que a partir de mayo próximo será propiedad de la Fundación Mezquita de Sevilla para desarrollar un proyecto arquitectónico híbrido destinado a acoger "salas de cultos y un centro cívico para promover y difundir la enseñanza y cultura del Islam", según especificó el presidente de la comunidad islámica, Malik Ruiz. Las razones para elegir la Cartuja y no los terrenos de Santa Bárbara y el Higuerón -ofrecidos por el Consistorio en una terna de posibilidades, pero mucho más alejados del núcleo urbano-, pasan por las "buenas conexiones" de su localización, su "importante proyección de futuro", y la "cercanía con el parque tecnológico y las zonas de la ciudad con importantes comunidades musulmanas".

El suelo, actualmente propiedad de EPSA (Junta de Andalucía), será recepcionado en breve por el Consistorio y cedido posteriormente a la comunidad islámica una vez salvado el único trámite administrativo necesario para ello, la redacción de un plan especial de reforma interior. El delegado de Urbanismo, Emilio Carrillo (PSOE), calculó que el proyecto de obra de la nueva mezquita esté ultimado a la vuelta del verano y que las obras en la parcela puedan iniciarse este mismo año. Todo ello, con vistas a que el templo musulmán esté operativo y en pleno uso en 2010 tras un plazo estimado de obras de año y medio o dos años.

Lo que sí avanzó ayer el portavoz de la Fundación Mezquita de Sevilla, Joaquín Nieto, es que el proyecto original de Los Bermejales que contemplaba un minarete de 40 metros y un parking subterráneo tendrá que ser adaptado a la nueva parcela. "En Los Bermejales la parcela era en forma de ele y sin apenas fachada, por lo que optamos por un minarete en altura que actuara como referencia del proyecto. Ahora ocurre todo lo contrario, ganamos en fachada hacia la avenida de Carlos III y en espacio, por lo que el minarete será en proporción", explicó.

La estética de la mezquita se adaptará al entorno y seguirá una línea funcional, agregó Nieto, quien indicó que la riqueza del ornamento se reservará para el interior. La nueva disposición del edificio en la parcela -el mihrab y la quibla deben estar orientados hacia la Meca, que en Sevilla supone 100 grados sureste, mirando al casco histórico- pesará en una redistribución de espacios. La mezquita de la Cartuja reducirá las dimensiones de las zonas destinadas al culto -habrá una sala principal con cabida para 500 personas ampliable a estancias y patios anejos en caso de necesidad- y ampliará las de uso cultural y educativo para reuniones, foros y exposiciones, entre otros. La comunidad islámica hispalense está cifrada en unas 7.500 personas que celebran sus cultos actualmente en cuatro locales. La de Sevilla, será una de las mayores mezquitas de Andalucía pero no la más grande, cualidad reservada a la de Marbella tanto en espacio como en dimensiones.

Malik Ruiz dijo ayer no guardar "rencor" a los vecinos de los Bermejales por su anterior negativa a que los terrenos acogieran esta utilización, centrando el objetivo de la entidad en "el desarrollo de una sociedad mejor y que cada uno pueda desarrollar su libertad de culto con total garantía". La comunidad islámica, además, ha renunciado a solicitar una indemnización por haber tenido que renunciar al proyecto de Los Bermejales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios