El Consistorio dispondrá unas 500 sillas fuera de la carrera oficial

  • Los asientos serán para personas con movilidad reducida · El presidente del Consejo se muestra cauto con la propuesta.

Comentarios 20

Sillas para ver las procesiones repartidas en diferentes puntos de la ciudad, pero sólo para personas de movilidad reducida o ancianos, y en zonas acotadas y alejadas de la carrera oficial. Así se contempla en el Programa Palio, presentado ayer por el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín; el delegado de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Alfonso Mir; la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, y el presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías, Adolfo Arenas.

Una iniciativa que, según fuentes municipales, se llevará a cabo esta Semana Santa y que contemplará dos tipos de localizaciones: puntos de paso de varias hermandades (por ejemplo, la Puerta de Jerez, Reyes Católicos-San Pablo o la Puerta Osario, entre otras zonas, que el Ayuntamiento está estudiando) y puntos de paso de una única hermandad, pero que por su lejanía, el ciudadano del extrarradio no puede acercarse a ver a su cofradía en el centro. Fuentes municipales explicaron que el objetivo es que este año haya, aproximadamente, unas 500 sillas diarias en diferentes tramos. Para ello, se creará un grupo de trabajo que analizará todas las casuísticas en coordinación con las hermandades. En todo caso, aún está pendiente el diseño definitivo.

El presidente del Consejo de Cofradías, Adolfo Arenas, se mostró cauto con la propuesta y aseguró que hay que dar "muchas puntadas" antes de aprobar el proyecto definitivo: "De momento se trata de una declaración de intenciones avanzada que debe ser discutida en el seno de cada hermandad, ya que puede que no todas quieran o puedan. Es nada más que una idea por desarrollar y discutir, que ya hacen algunas hermandades en Sevilla". La hermandad de la Amargura lleva varios años instalando sillas para que los mayores de la cofradía puedan ver la salida el Domingo de Ramos. Los Gitanos también lo hizo el año pasado.

Desde las cofradías no acaban de ver del todo positiva la idea. Piensan que puede afectar al tránsito de las hermandades por esos lugares perturbando la seguridad. El Consejo sí destacó el carácter gratuito y el "afán benéfico" de estos asientos: "Así es al estar destinados a personas que tengan ciertas dificultades, por la edad o, por ejemplo, porque les duelan las rodillas". Arenas dejó claro que el número de sillas que pretende instalar el Ayuntamiento es muy elevado: "Tendría que ser un número no demasiado importante de sillas para evitar otro tipo de sillas que puedan entorpecer el tráfico". Hay que recordar la polémica surgida en los últimos años por la colocación indiscriminada de sillitas plegables al paso de las cofradías, provocando problemas de movilidad entre el público. La delegación de Fiestas Mayores tomó la determinación de que la Policía despejaría las zonas más conflictivas.

Esta idea junto con la de retomar los conciertos de Cuaresma en distintos puntos de la ciudad o la creación de un dispositivo para ofrecer recursos a las hermandades en sus templos, están contempladas en el Programa Palio, organizado por el Ayuntamiento, el Consejo de Hermandades y el Consejo de Bandas de Música.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios