El Consistorio pide "un informe urgente" sobre el estado de la comisaría de la Gavidia

  • Espadas advierte de que el edificio sufre "serios riesgos y patologías graves". Sobre Bami, niega que "vuelva la ley dela selva" y se reunirá "muy pronto" con los vecinos.

Comentarios 2

Juan Espadas ha pedido a la Gerencia de Urbanismo que elabore un "informe urgente" sobre el estado arquitectónico y de conservación de la antigua comisaría de la Gavidia, un edificio de propiedad municipal sobre el que pesa una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) promovida durante el mandato del PP, para que la clasificación del inmueble pasase de suelo de interés públicos y social (SIPS), a gran superficie comercial.

En una entrevista con Radio Sevilla, el alcalde de Sevilla ha defendido que el Gobierno municipal del PSOE tiene "el mismo interés" que el anterior gobierno municipal del PP, por "vender" este céntrico edificio perteneciente al Ayuntamiento, si bien precisa que mientras el PP apostaba por destinarlo a un nuevo "centro comercial", los socialistas abogan por otros usos, como por ejemplo "un hotel". No obstante, avisa de que el edificio "está en un estado lamentable", con "serios riesgos y patologías graves", por lo que ha encargado a la Gerencia de Urbanismo "un informe urgente sobre el estado del edificio", dado que su estado de conservación es un aspecto que influye a la hora de enajenar el inmueble.

En cuanto al decreto emitido por el Ayuntamiento para suprimir 545 plazas de estacionamiento regulado en el entorno del campus universitario de Pirotecnia, 200 plazas en Bami y cien plazas en los alrededores de la avenida de Luis Montoto, que ha encontrado una fuerte oposición por parte de la asociación de vecinos Bami Unido y la Confederación provincial de Comercio de Sevilla (Aprocom), Juan Espadas ha expuesto que este tipo de reacciones son "lo habitual" ante este tipo de decisiones en las que "hay gente a favor y gente en contra".

En ese sentido, ha defendido su idea de suprimir estas plazas de estacionamiento regulado en superficie, pero en diálogo con los sectores de cada sitio en cuestión, asegurando que "muy pronto" se sentará con la asociación de vecinos de Bami, para "demostrar que la zona azul ha sido un elemento sobre todo recaudatorio" y constituye "un daño que se puede evitar sin generar un problema a los vecinos", dado que el verdadero "problema" de los habitantes de Bami, según expone, "se llama gorrillas" y la saturación de vehículos particulares a la hora de buscar estacionamiento. "Hay que compatibilizar unas soluciones con otras. Yo no quiero que Bami vuelva a la situación anterior de ley de la selva", ha dicho el alcalde respecto a los problemas de dicho barrio en materia de movilidad y de los aparcacoches ilegales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios