El Consistorio detrae 9 millones en remanentes para comprar tranvías

  • Hacienda anula 175 partidas de 27 áreas y servicios para que Tussam adquiera los actuales trenes alquilados · Se pagará por adelantado el sistema de alimentación sin catenarias que CAF ensaya en el País Vasco

El equipo técnico de Hacienda ha culminado el proyecto encargado por el anterior concejal del ramo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, para detraer a las delegaciones y distritos el máximo posible de fondos sin utilizar de ejercicios anteriores y dedicarlos a incrementar de modo real y efectivo el capítulo de inversiones municipales. Con Nieves Hernández (PSOE) al frente, el equipo de gobierno llevará al próximo pleno municipal una modificación presupuestaria de gran calado que por primera vez se ejecuta en la administración local y que pasa por detraer cerca de 9 millones de euros a un total de quince delegaciones y 12 servicios municipales para transferirlos a la empresa municipal de transportes (Tussam). El nuevo destino de este dinero será financiar la compra de las cinco unidades de tren que actualmente están en servicio en el Metrocentro para poner punto y final al modelo actual de alquiler mensual, por el que el Ayuntamiento venía pagando alrededor de 37.500 euros por cada convoy.

Esta operación comprende la anulación de 175 partidas presupuestarias (133 de remanentes de ejercicios anteriores y el resto de 2008) por valor de 8,9 millones de euros en base a tres criterios, según explicaron ayer a periódico el director de la Oficina Presupuestaria, José Manuel Rodríguez, y el director general de Hacienda, Enrique Llorente. La mayor parte de estos fondos proceden de adjudicaciones a la baja sobre el precio estimado en las licitaciones, lo que conlleva un ahorro presupuestario convertido en remanente que, hasta ahora, quedaba consignado en la propia delegación sin destino y uso concreto. Es lo que el equipo directivo de Hacienda considera "ahorro por economía", partidas de años anteriores que serán ahora retiradas de las delegaciones y servicios afectados para dedicarlas al Metrocentro. El segundo criterio ha sido el de actualizar las partidas para reutilizar las inversiones de "proyectos decaídos", como por ejemplo la rehabilitación del edificio de la Gavidia -que contaba con 800.000 euros de fondos en dos anualidades que serán detraídos porque el Consistorio prevé convocar un nuevo concurso en 2009- y partidas para comisarías que se solapaban con la inversión actual en la reconversión de la cárcel de la Ranilla. El tercer supuesto para la retirada de fondos ha sido la previsión de gastos para 2009. En este capítulo entran los proyectos del presente ejercicio financiados con fondos propios que acusan una ejecución administrativa lenta y complicada y que llegan a final de año sin ser activados: "En estos casos, preferimos cambiar la finalidad de los fondos para no perderlos en aplicación de la ley y asegurar la realización de esos proyectos con previsiones presupuestarias para el próximo ejercicio".

Todas las delegaciones han sufrido estos recortes, incluidas las de IU, aunque éstas en menor medida, ya que sólo gestionan el 8% del presupuesto anual del Consistorio. Con todo, la dirección de la Hacienda local espeta que "no se han recortado gastos de partidas delicadas" y que áreas como Presupuestos Participativos y Mantenimiento de Colegios no han sido tocadas.

Estos casi 9 millones de euros se destinarán a comprar "de modo inmediato" las cinco unidades que circulan por el trazado actual del Metrocentro y por las que el Consistorio paga 37.500 euros de alquiler al mes por cada una desde la primavera del pasado año. Hacienda sostiene que Tussam tiene "consignación presupuestaria insuficiente" para hacerse cargo de la compra "al haber fallado" la previsión de ingresos a través de la venta del edificio de Diego de Riaño -que quedó desierta- y la paralización del edificio de Moneo, en el Prado. Estos 8,9 millones serán completados hasta los 12,4 millones por Tussam para afrontar la adquisición del material móvil a razón de 2.282.000 euros la unidad, más 204.088 euros en cada caso en previsión del sistema de autonomía que aún ensaya CAF-Santana de modo experimental para permitir la circulación del tranvía sin catenarias a su paso por la Catedral.

El contrato de arrendamiento de los tranvías expiró el pasado 20 de octubre, aunque ha sido prorrogado en tanto Tussam obtiene crédito suficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios